Este aparatejo, el sex counter, sirve nada más y nada menos que para conocer el número de penetraciones que se dan por coito en una pareja. Ya saben, al rato va a haber quienes digan, en dólo 25 empujones la llevé al orgasmo o terminé, me corrí o como gusten llamar a la eyaculación. Una verdadera ociosidad porque el número es irrelevante. El único uso que le encuentro es para ayudarlos a medir ritmo. Es decir, quizás puedan interpretar si las penetraciones profundas y lentas les funcionan más que esas en que parecen perrito pegado al muñeco de peluche, que una jura que está por dislocárseles la cadera pero le siguen y le siguen. Vaya, ¿le encuentran otro? Por cierto llega como máximo a 9999 penetraciones, pero bueno después de esas cualquiera grita ¡un poco de Soft Lube, por piedad!

Share Button