De acuerdo a la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica (2006), ocho de cada 10 mexicanas no tenían deseos de tener un hijo al momento de quedar embarazadas. El informe indica que entonces existían un millón 204 mil 548 mujeres embarazadas en el país, de las cuales, sólo 117 mil 654 tenían deseos de embarazarse, es decir, menos del 15 por ciento. Del resto de las mujeres embarazadas, 144 mil 601 deseaban esperar más tiempo y 882 mil 293 no querían.

Del total de embarazos no deseados, el 36.2% se presenta en mujeres menores de 20 años. ¡Veinte, veinte!

¿No les suena preocupante? Sobre todo determinante social porque este hecho nos habla de cómo se desarrollarán muchas dinámicas de pareja, familiares y económicas. Por ende en qué camino va el país. La violencia intrafamiliar, la delincuencia, el desempleo, el nivel de deuda familiar, la crisis económica, todo se ve afectado. Pero pues, la gente sigue sin cuidarse, sin notar que sus ‘pequeños’ hechos, constituyen las bolas de nieve que crean los fenómenos sociales. ¿Por qué tenderemos a considerarnos tan ‘insignificantes’? ¿Que nuestros actos sólo pueden repercutir en nuestra vida y no en todo el entorno?

El pretexto número uno para evitar un método anticonceptivo hormonal son los mitos y algunas realidades sobre los riesgos y efectos secundarios de los mismos, pero ¿y el condón? ¿Cuál es el pretexto? ¿Alergia al látex?, ahí tienen los de poliuretano, Sico Thermaxx Skin; ¿La pérdida de sensibilidad? Ahí tienen, además del antes mencionado, con 0.025 mm de grosor, Sico Excess y Sico Sensitive o Sico Ultra Sense con 0.050. ¿Que a ella no le gusta? Ahí tienen Sico Pleasure con textura para masajear su vagina. ¿Qué otro pretexto? ¿Miedo a que se rompa? (el más bobo de todos), ahí tienen Sico Safety. A ver, ¿cuál más?

No hay, hoy ya no hay un maldito pretexto para no ponérselo, carambas.

No utilizar un condón es PLANEAR, PLA-NEAR un embarazo. Literal.

Es como cuando alguien me cuenta ‘¿Qué crees?, Fulana está embarazada’. Yo contesto ‘Ah, qué bien. ¿Lo planeaba?’. Y me dicen ‘No, se le fue’. ‘¿Se estaba cuidando?’, indago. Y cuando -por obviedad- la respuesta es negativa, no queda más que contestar ‘Claro que lo planeaba, porque no cuidarse es planear un embarazo. Así como tener relaciones de riesgo sin condón es planear contraer VIH u otra ETS’. Sí, suena ilógico, nadie sale a la calle diciendo, ‘Hoy tengo planeado regresar a casa con una ETS’, pero si no se pone un condón es como si lo hiciera.

¡Qué ganas de planear!

Me queda claro que en comunidades indígenas debido a aspectos culturales/económicas esto resulta mucho más complejo pero ¿ustedes? No tienen evasiva.

Share Button