Hace rato me llamó el hermano menor de una amiga. Les juro que hasta podía escuchar su jadeo por el teléfono. Y no, no estaba excitado, estaba apanicado. Pero en serio. Me dijo que necesitaba ayuda ya que su novia, una chava de 22 años, tenía tres días de retraso. Estaban juntos y ambos angustiadísimos. Me preguntaba qué podían hacer. Lo lógico y siempre de primera mano fue ‘Compren una prueba de farmacia y salgan de dudas’. Y él contestó, ‘Ok, pero ¿y si sale positiva?’. En segundo término la voz de ella decía ‘No, no me quiero hacer una prueba. Me da miedo’. Hagan favor. Pues lo que tiene que sonar que suene ya, ¿no? O sea, ¿para qué postergar más días la duda? Entonces dije ‘A ver calma, ¿cuándo esperaba ella su regla? ¿Qué día del mes pasado le bajó? ¿Qué día o días de su ciclo más o menos -traten de hacer memoria- tuvieron relaciones? Y entonces, empezamos con las barbaridades.

Primero, ella no recordaba con exactitud qué día del mes pasado le había bajado, decía que por ahí del veintialgo de marzo. Ahí ya empezamos. ¿Cómo puede asegurar que tiene TRES días de retraso si no sabe bien cuándo le bajó? Luego, dice que tuvo relaciones hace dos semanas, con condón, pero que qué tal que se rompió. Ya que ella decía tener SÍNTOMAS. O sea, se sentía cansada y en la mañana se había mareado. Hagan favor.

Pero bueno el tema es que después de decirles que era NECESARIO que llevaran un calendario de sus ciclos menstruales y nunca con el fin de usar el método de ritmo que es de los más inseguros, sino para evitarse estos pánicos, los mandé a relajarse y a hacerse una prueba de farmacia. Unos minutos más tarde me llamaron de nuevo para decirme que haciendo memoria, parecía que ella recordaba que le había bajado el 29. Entonces, ¿cuántos días han pasado? ¡26! Pocas mujeres tenemos ciclos exactos de 28 días pero, entonces ¡¿Dónde están los TRES mentados días de retraso que ella ASEGURABA?! En teoría debería bajarle hasta dentro de dos días. Los síntomas, bueno una se puede marear por el calor, porque ha dormido mal, porque está estresada, porque algo que comió le cayó mal. Incluso, puede ser parte del síndrome premenstrual, señal de que ya le va a bajar. No se hagan ideas. Hay ocasiones que están tan intranquilas que no notan que tienen claros síntomas pre menstruales. Una amiga de la prepa siempre se angustiaba si no le dolían las lolas, si no le dolían, decía que ya estaba embarazada. Y no siempre tenemos los mismos signos días antes de que llegue el periodo. También tomen en cuenta que cuando ya nos va a bajar estamos más sensibles emocionalmente y eso las hace caer en doble pánico y contagiárselo a él.

El punto queridas sexonautas mías es ¿por qué armar el mitote, llenar de terror al chamaco? Este chavito me dice que CADA MES ES LO MISMO: ella cae en angustia, lo angustia a él y resulta (a Dios gracias, por ellos) que no había tal embarazo. Y vuelta a empezar. En serio esto es muy poco sano. Hay hombres que de verdad desarrollan aversión por tener sexo porque ya saben que el siguiente mes va a ser el vía crucis de ‘No me baja mi amor’, ‘Ahora sí estoy embarazada ¿Queeee’e vamos a hacer? ¿Nos vamos a casar?’. Muchas veces se preguntan ¿Por qué mi novio no puede eyacular?, ¿Por qué a veces no quiere aunque me le encuere? En ocasiones, ahí está la respuesta. ¿Cierto o no?

Y ustedes señoritos sexonautas, responsabilícense también. Si no le tienen suficiente confianza al condón, busquen un método que les dé más tranquilidad, junten sus morlaquitos y vayan a una consulta ginecológica y tomen decisiones juntos. Y aquí viene una recomendación: lleven ustedes también el calendario de su chava. No se trata de que se vuelvan los inspectores de la vagina pero tómenlo en cuenta. No se lo dejen nada más a ellas, porque muchas, muchas no llevan un control de su ciclo menstrual. Pregunten ¿Ya te bajó? ¿Cuándo? Y ANOTEN EL DÍA. Así cuando ella llegue con ‘¡Estoy retrasada! ¡Hace dos días que me debía bajar!’ Ya tendrán más infomación. Y ya sabrán si deben apanicarse o no. Y CUÍDENSE.

Y señoras ¡no manchen! No me los angustien a lo güey, lleven su calendario, ¡carambas!

Share Button