Señoras y señoritas (y ustedes señores pueden ayudar) ya que hablamos de senos, hagan favor de practicarse el auto examen. Aquí les digo cómo. De acuerdo a una entrevista que le hice para un artículo a la Dra. Laura Villareal. Ginecóloga. Oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología.

Sentada o de pie observa en un espejo ambas mamas. Detecta que no haya cambio de color en la piel, hundimiento, lesiones, descamación o enrojecimiento del pezón.
Levanta los brazos y observa si hay lesiones o hundimientos.
Recuéstate. Coloca el brazo derecho detrás de la nuca y con a mano izquierda haz una presión suave con la yema de los dedos índice, medio y anular en movimientos circulares en sentido de las manecillas del reloj empezando del pezón hasta recorrer en círculos todo el seno hasta las axilas y cuello.
Repite de manera radial: movimientos del pezón hacia fuera y de arriba hacia abajo.
Repite en el otro seno.
*Si sientes alguna bolita, y sobre todo, no duele, acude al especialista.

Presiona ambos pezones y observa si sale líquido. Si fuera amarillento, café, sanguinolento o lechoso consulta a tu ginecólogo.

Share Button