A nadie le gusta terminar con la cara como si la hubiera metido a un valde de saliva después de un beso. De hecho para algunas personas el dar un beso ensalivado es sinónimo de no saber besar. Y es que hay quien hasta escurre, cosa fea. No obstante hay quien no puede evitarlo.

La producción de saliva se encuentra en su mayor parte en el sistema nervioso autónomo, la estimulación de los nervios simpáticos y parasimpáticos aumentan la secreción de la misma. Tal vez éstos estén sobre estimulados. Su causa puede ser los alimentos que se consumen –demasiado ácidos o dulces- , el estrés, ciertos medicamentos, beber de más, problemas gastrointestinales, caries, inflamación de las encías, etc. Lo mejor es consultar a un especialista ya que puede haber desde tener un desorden hormonal o requerir algún tratamiento dental o gastrointestinal hasta necesitar cambiar los hábitos alimenticios como un mejor horario de comida o una mejor higiene. Si les pasa muy seguido, dense una vuelta con el doctor.

¿Les ha sucedido recibir un regalazo de baba intra bucal?

Share Button