En cuanto a estos juguetes sexuales, hay algunas confusiones. Las bolas chinas o Ben Wa aunque suene extraño surgieron en el Japón Feudal, no en China. Se utilizaban para preparar a las concubinas y solían ser metálicas o de vidrio. Actualmente se fabrican de silicona. Pueden o no estar unidas por un cordel y su fin es generar vibraciones cinéticas en la vagina con el movimiento, entrenando los músculos vaginales y promoviendo contracciones placenteras que los hombres perciben cuando te penetran. Algunas traen vibradores y pueden utilizarse como juguetes también en la zona anal.

Las tailandesas son exclusivamente anales, son más pequeñas y constan de una línea larga de cuentas esféricas de diferentes tamaños que se introducen al ano y al momento del orgasmo se tira de ellas provocando un masaje. Lo ideal es coordinar su salida con las contracciones del suelo pélvico producidas por el orgasmo, para intensificar el placer. Es indispensable el lubricante artificial. Se los encargo, usen el Soft Lube de su preferencia.

Share Button