Los bug chasers y giftgivers, denominados así por la propia comunidad gay hardcore, son principalmente hombres con orientación homosexual que participan en actividades anales sin protección (bareback). Un submundo de la comunidad LGBT cuyo propósito específico es contagiar o ser contagiado con el virus del VIH.

El bug chasing ha sido estudiado desde perspectivas psiquiátricas, sociológicas y criminalísticas. Todas tratando de encontrar por qué demonios hacen eso. Las respuestas son inquietantes. Así como complejas resultan las estrategias para frenarlos ya que crecen al ritmo del Internet, donde se vieron surgir a finales de la década de los 90. Aquí las causas y factores.

Identificación, rebeldía y suicidio
Deann K. Gauthier y Craig J. Forsyth, investigadores de la Universidad de Louisiana, desde el punto de vista sociológico-antropológico encontraron en sus estudios de 1999 causas como auto destrucción –debido al rechazo e imposibilidad de encajar en la sociedad- ,  deseo de pertenencia dado que se ha transmitido una concepción generalizada de la comunidad gay como proclive a los excesos sexuales;  y actos de resistencia política hacia la moral sexual tradicional y la ortodoxia científica.

Un salto emocionante
En 2004, los doctores Christian Grov y Jeffrey T. Parsons del Center for HIV/AIDS Educational Studies and Training en Nueva York, analizaron el perfil de 1228 hombres con actividad en línea con dichos propósitos y encontraron que sólo el 36% buscaba genuinamente ser contagiado con el virus. Los demás, lo percibieron como una práctica sexual excitante cuyo mecanismo disparador es el riesgo. “Es como tirarse de un bongie”, comentaron algunos. En 2003 el documental The Gift de Louise Hogarth, mostró las dinámicas de ‘ruleta rusa’ en el bug chasing en bares gay de Nueva York.  Seropositivos y seronegativos fungían como giftgivers, el placer de los bug chasers radicaba en no saber si los penetraría ‘una bala’ con VIH o saldrían limpios.

Apapacho público y control
Mark Blechner, doctorado en psicoanálisis por la Universidad de Yale, ha hallado en sus investigaciones de una década a la fecha, motivos como búsqueda de compasión pública y cuidados por parte del Estado, obtención de beneficios médicos y seguridad social.

Mejor lo encuentro a que me encuentre
Algunos de los pacientes de Blechner admitieron incluirse en el bug chasing como una manera de mitigar el constante miedo a ser contagiados de VIH, evitándolo al infectarse concientemente. Phillip Banks, director de HIV prevention for AIDS Vancouver, declaró a la prensa canadiense que “para algunos gays la sensación de que el virus es inevitable, los ha estresado al grado de preferir adquirirla como un alivio a esa presión”.

Un don
Michael Graydon, investigador de la Universidad de Carleton en Ottawa, estudió el fenómeno y presentó sus resultados a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en Atlanta en 2004 donde comentó, “A veces se describe como el don de la muerte. Otras veces, como la iniciación a una fraternidad, un hecho positivo que los une e identifica”.

Patología psiquiátrica, no subcultura
Seth Kalichman, profesor de psicología en la Universidad de Connecticut, especialista en investigación del comportamiento de enfermos de SIDA, se muestra escéptico. Afirma que no se trata de una subcultura sino de la diseminación del deseo suicida de una serie de personas con trastornos. “Hay personas enfermas mentales en todo el mundo. Unos quieren matar presidentes, otros infectarse o infectar de SIDA”, añade en uno de sus reportes.

Resultados obvios como otros tantos que resultan catastróficos para quienes no buscaron el SIDA: algunas organizaciones y fundaciones han dejado de proveer ayuda a este rubro debido al conocimiento del fenómeno.
En México aún no se detecta el bug chasing como tal pero sí se tiene conocimiento de reuniones sexuales cuyo fin es el no uso del condón o bareback. La comunidad las denomina ‘fiestas a pelo’. Cuando creemos que hemos llegado al fondo del dolor y la estupidez humanos, algo nos recuerda que todavía no acabamos.

Share Button