Hoy podemos cerrarle la puerta a ese visitante despiadado y detener su escurridizo viaje por nuestras células. El arma letal: la detección prematura. Celebremos este mes de lucha contra el cáncer de mama, fomentándonos y fomentando en TODA mujer que conozcamos que se aplique tanto autoexploración como estudios pertinentes. ¡Tómenselo a pecho! Y señores, favor de tocar (no les cuesta nada). En múltiples ocasiones es el hombre o la pareja quien se da cuenta que hay un abultamiento o cambios en el pezón ya que algunas nunca se autoexploran y sus novi@s o espos@s parecen conocer mejor sus senos que ellas mismas. Todas las herramientas son necesarias.

Más allá de la autoexploración
La Dra. Patricia Villareal, especialista en ginecología oncológica del Instituto Nacional de Cancerología, afirma ‘La autoexploración ya no es suficiente para hacer el diagnóstico temprano porque si hay un tumor, debe tener un tamaño considerable para que la mujer lo note. Es necesario detectarlo antes de que sea palpable a través de estudios de imagen: mastografía y ultrasonido’.

La mastografía es un estudio de Rayos X, identifica tumores dos o tres años antes de que la mujer o el personal de salud puedan sentirlos.
>Debe hacérsela toda mujer mayor de 40 años, una vez al año.

El Ultrasonido se indica a mujeres menores de 40 que hayan sentido alguna lesión (bolita) en los senos o axilas o tengan antecedentes familiares directos de cáncer de seno. (La mastografía no siempre indica los hallazgos ya que por la edad, la mama es muy densa).

El autoexamen sigue siendo imprescindible. Villareal dice ‘se debe hacer desde que la mujer comienza a menstruar, una vez al mes, una semana después de la menstruación’ (cuando los senos se han desinflamado y descongestionado).

Hablan los números
> De acuerdo al Instituto Nacional de Cancerología, 5000 mexicanas mueren al año por cáncer de mama, primera causa de mortalidad por tumores malignos.
>La incidencia va en aumento. Se reportan más de 12 000 nuevos casos al año en mujeres cada vez más jóvenes.
>Mueren 12 mexicanas al día por cáncer cervicouterino. Es la causa principal de muerte entre las mujeres de 15 a 49 años.
> En todo el mundo, 630 millones de personas (1 de cada 10) han sido infectadas con VPH y más del 50% de los hombres y mujeres sexualmente activos lo contraerán en algún momento de su vida.

Autoexploración paso a paso

Sentada o de pie observa en un espejo ambas mamas. Detecta que no haya cambio de color en la piel, hundimiento, lesiones, descamación o enrojecimiento del pezón.
Levanta los brazos y observa si hay lesiones o hundimientos.
Recuéstate. Coloca el brazo derecho detrás de la nuca y con a mano izquierda haz una presión suave con la yema de los dedos índice, medio y anular en movimientos circulares en sentido de las manecillas del reloj empezando del pezón hasta recorrer en círculos todo el seno hasta las axilas y cuello.
Repite de manera radial: movimientos del pezón hacia fuera y de arriba hacia abajo.
Repite en el otro seno.
*Si sientes alguna bolita, y sobre todo, no duele, acude al especialista.

Presiona ambos pezones y observa si sale líquido. Si fuera amarillento, café, sanguinolento o lechoso consulta a tu ginecólogo.

Y no olvidemos que los hombres tampoco están excentos, se han encontrado hallazgos de presencia de este mal en varones. Ustedes señores también tienen mamas, así que hay que estar pendientes. Los pechos de ambos géneros son muy parecidos. Todos los hombres en algún momento de su existencia, cuando apenas contaban con menos de seis semanas de gestación, fueron mujeres. Así es. Toooodos. Durante el desarrollo, el embrión sigue un patrón femenino o ‘female template’ por las primeras seis semanas, cuando el cromosoma masculino aparece, entonces el desarrollo continúa con un patrón masculino pero conservan los pezones y el tejido mamario. De hecho por eso es posible que un hombre padezca de cáncer de mama o algún otro mal como el crecimiento de las glándulas -dando una apariencia de busto femenino- llamado ginecomastia. Cuídense ustedes también, por favor.

Share Button