Para los que extrañan los Big Brother y esas cosa que para ser honesta nunca me hicieron su fan, HBO en Estados Unidos les tiene un regalazo. Los que tengan acceso por su sistema de cable o vivan por tierras norteamericanas lo recibirán. Resulta que desde hace ya bastantito, esta cadena realiza una serie de documentales o reality series sobre la vida de las profesionales del sexo que laboran en el Moonlite Bunny Ranch, un burdel en Nevada totalmente legal. Pues la cosa es que ha gustado tanto que decidieron hacer un reality chou: Cathouse

El asunto se pondrá de lo más candente, para empezar los jueces –mismos que decidirán el futuro de cada muchachuela aspirante- serán Madamme Suzette, obvio la madama del lugar, la mera merengues; el dueño del afamado club, Dennis Hof y Air Force Amy una ex prostituta con harta experiencia y una entrepierna internacional. Las pruebas como imaginarán estarán en la línea del premio que es lograr trabajar para Mr Hof y por ende ganar entre 5500 y 7500 dolarucos al mes. Claro, a cambio de dar placer y prextar las carnes. Un oficio que respeto en verdad, no debe ser nada simple. Pero el asunto del concepto no deja de intranquilizarme en el sentido del mensaje: ser prostituta se ha vuelto aspiracional. Un oficio por demás necesario pero al tiempo cargado de un sinnúmero de vicisitudes, riesgos y facturas que la vida puede cobrar caras. Pensar que hoy una chica de un pequeño pueblo sueña con lanzarse a las Vegas para ser sexoservidora como fin de vida no me hace muy feliz.

En fin, en cuanto a los momentos en que se muestre el desempeño de las participantes, es decir sus artes amatorias en pleno colchón (o rinconcito) no serán televisadas tal cual, serán editadas y maquilladitas para no darle un aspecto francamente porno. Y claro, al estilo la Academia y esas cosas, ellas compartirán con lágrima y moco sus experiencias personales, orígenes y vueltas de la vida que las llevó a dicho concurso. Claro, todo el día enfundada en una playerita y una tanga. Qué bien que están en pleno desierto y no escogieron como locación Alaska. Ya veo a la grandma’ llorando por la muchachita que está por lograr su sueño. ¿Cómo la ven? Acá les dejo videíto

Share Button