La cosa no es sólo decir, hay que usarlo sino cómo. Porque su efectividad depende enormemente de ese hecho. Y de hecho, potencializarlo, es aún más importante porque puedes traer el condón (bien o mal puesto) pero si además no logra ser suficiente con la lubricación natural de la mujer o con el mismo lubricante que el condon lubricado posee, se romperá. O sea la combinación más eficiente tanto para evitar un embarazo como una infección de transmisión sexual es el condón + el lubricante con base de agua.

Pero vamos paso por paso. Antes de abrirlo, chequen en el empaque la fecha de caducidad, obvio si está caduco ya no sirve. El látex ya se degradó, se secó y es muy probable que se rompa.

1. Para abrirlo. Deslizas hacia el lado contrario la línea de rasgado del empaque. Nunca con los dientes porque puedes pellizcar el látex del condón. Asimismo, antes de tirar del empaque, checa que el condón se halle por debajo de esa línea de rasgado para que no lo lastimes. Así.

2. Checa que la firmeza de tu erección sea la adecuada, ya que si aún está algo flácido además de ser compleja la colocación, es muy probable que se ponga aún menos firme tras tener el preservativo puesto. Esto por dos razones: la primera porque el efecto ‘mente’ te va a presionar. O sea comienza la angustia porque sabes que debieras estar listo y tu pene parece no responder y le aunarás el asunto de tener esta ‘capa’ extra que impide que el estímulo se reciba en propia piel. Más tarde ahondaremos en el asunto de la disminución de sensibilidad táctil.

3. Ya asegurado de una firmeza necesaria (dureza de un plátano con cáscara o mejor aún, de un pepino; o sea su máxima), coloca el preservativo aún enrollado en la punta del glande. Trata de no manipularlo demasiado y cuidado con las uñas, sobre todo si una mujer es quien te lo coloca ya que lo puede rasgar.

4. Presiona con el pulgar y el índice el reservorio del condón. Para impedir que se haga una burbuja de aire. De no hacerlo, ese aire actuará como una burbuja de presión y al ritmo de los embates del pene (entrar y salir) se romperá el condón. Truena. Trata de hacerlo con tu mano más hábil, la derecha si eres diestro.

5. Con la otra mano, desliza el anillo de enrolle del condón suavemente y hasta topar con la base del tronco, con tu pelvis. Asegúrate de que queda bien fijo. O sea, previo a penetrar, sostén el aro en tu pelvis y penetra. Y listo!

6. De preferencia coloca un par de gotas de lubricante con base de agua, y/o en la entrada de la vagina de tu pareja.

Tras eyacular, lo desenrollas de regreso hasta la mitad de tu pene y tiras suavemente para evitar regar el semen, le haces un nudo y lo tiras al bote de basura, nunca al inodoro ya que es gran fuente de contaminación del agua y obstrucción en las tuberías.

Muy importante, ¿cuándo cambiarlo o sea desechar ese y colocar uno nuevo para una siguiente penetración?
1- Si pierdes la erección y para reanimarla te lo quitaste con el fin de recibir estímulos directos. O sea ese ya no sirve, hay que poner uno recién desempacado.

2- Si vas a ‘moverte de orificio’. Nunca pero nunca se penetra con el mismo condón una vagina y un recto. Si tuviste penetración anal, lo quitas, pones otro y luego penetras la vagina. De no hacerlo enviarás los millones de bacterias que hay en el recto y ano (zona séptica, donde se expulsa materia fecal) a la vagina y provocarás un desbalance en la flora vaginal, una infección intensa. Aquí, en este post, uso de condón y preparación para sexo anal.

3- Si recibiste sexo oral con dicho preservativo ya que los dientes (aunque no los hayas sentido) pudieron rasgar el látex y aunque no parezca puede estar roto. Al penetrar se va a reventar.

4- Y -obvio- si ya eyaculaste pero quieres continuar penetrando, hay que colocar otro condón recién desempacado.

Ahora, los asuntos típicos.
– Deslizamiento sin que lo hayas notado: O sea, ya en pleno round y al calor del momento, no notaste que fue enrollándose de regreso. Y pudo incluso quedar dentro de la vagina. Eso se debió a que no lo desenrollaste hasta la base de tu pelvis. De suceder eso, PUEDES VER AQUÍ CÓMO SACAR UN CONDÓN QUE SE HA QUEDADO DENTRO

– Ruptura: Lo más probable es que no faltó lubricación y el roce constante del condón en seco, provocó que se rompiera, o bien, había aire por dentro. Ya saben cómo evitarlo. Igualmente, pudo ya haber tenido una microruptura, imperceptible y al entrar en fricción con la vagina en los embates del pene, se tronó porque ya estaba roto. Cuidado al abrirlo y -de nuevo- chequen la fecha de caducidad.

– La disminución de sensibilidad, es cosa aparte. Y puede aludir a varios factores: Checa este post PÉRDIDA DE ERECCIÓN AL COLOCARTE EL CONDÓN.

No olvides…
1. Tu líquido pre eyaculatorio ya contiene espermatozoides, colócate el condón desde la penetración cero, o sea desde que apenitas vas a penetrar. Ya que aunque te lo coloques cuando sientas que estás cerca de eyacular, ese líquido pre eyaculatorio que ya depositaste dentro del a vagina ya contiene espermatozoides potenciales que pueden fecundar. Se calcula que entre tienen entre un 40 y 60% de probabilidades de éxito, o sea de provocar un embarazo.

2. Obvio, si no te lo colocas desde la penetración cero, con dos o tres penetraciones ya tienes posibilidades de contagiarte de una infección de transmisión sexual incluido VIH.

Ahora, muy importante para las mujeres que le permiten a su pareja penetrarlas y colocarse el condón más tarde previo a eyacular: Nosotras somos mucho más proclives a ser contagiadas con ITS, y sobre todo VIH. Es mucho más probable que un hombre infecte a una mujer que al revés por condiciones biológicas: el pene ‘cubierto’ por piel es menos proclive que las mucosas vaginales. Aunque eso, -ojo señores- no los mantiene a salvo. Sólo es menos fácil.
La forma más fácil de contagiarse es al ser penetrado o penetrada por el recto sin preservativo ni lubricante; al ser una mucosa y además sufrir rompimiento de vasos sanguíneos aunque no se perciba. De hecho el gran aumento en la prevalencia femenina (en los 80 eran una por cada 23 casos masculinos) se debe al acrecentamiento de hombres que tienen sexo con otros, que –cabe aclarar- no son homosexuales asumidos socialmente sino que son hombres insertivos de hombres como conducta sexual y llevan el virus a sus parejas femeninas. Así que tengan cuidado, porque una nunca sabe y sólo papelito habla o sea análisis médicos. Si quieren saber más de VIH, aquí lo pueden leer.

Y quedan claro las infecciones de la cuales el condón no protege. Échenle un ojo también a este post.

Los mitos del VIH, la epidemia que cambió la historia de la sexualidad

Por favor CUÍDENSE!!!

Share Button