Le seguimos

Fórmula: Palabras clave
> Para abrir el diálogo. Funciona mejor si le haces creer que todo esto es parte de un cambio integral tuyo. Puedes comenzar con ‘Hay cosas que deseo mejorar en mi vida y como tú eres una parte esencial, me di cuenta que necesito decirte muchas cosas que quiero que hagamos juntos en la cama…’
> Usa el ‘Me gusta…me encantaría’  (Me gusta que des sexo oral, me encantaría que lo hicieras de esta forma)
> Nunca uses ‘está mal’, ‘me lastimas’, ‘no siento nada’, ‘no me siento cómoda’. Acuérdate, siempre en afirmativo y positivo.
> Di que quieres complacerlo. Se sentirá menos demandado, pídele que él también te cuente lo que desea de ti como amante. Abrirás más el diálogo.
> Nunca lastimes su sexualidad. No lo juzgues o hagas alusiones al tamaño de su pene o a su técnica en el sexo.
> Importante: Jamás te muestres como víctima ni lo hagas sentir culpable.

Fórmula: Caricias clave
> Acaricia sus manos o su cabello mientras hablas. Míralo a los ojos para darle confianza. Nunca te cruces de brazos o te alejes de él. Es una plática casual, íntima y cariñosa.
> Cuando creas que ya hicieron ‘clic’ y ya están en la misma frecuencia, te escucha con atención y sin estar a la defensiva; intenta subir el tono de las caricias. Puedes sentarte o montarte en sus piernas, acariciar sus genitales o masajear su cuello. Quizás enciendas tanto el ambiente que comiencen en ese momento a llevar a la práctica tus solicitudes.

Fórmula: Respuestas clave
Cuando el asunto es tuyo
Por ejemplo, cuando tienes falta de deseo, algo te incomoda o duele (como cuando te pide tener sexo anal) o realizan alguna práctica que a él le satisface pero a ti no…
> Usa la comedia. No te muestres reacia o puritana, ni llores por favor. Dile con risas o burlándote de ti misma que algo no va contigo, que quieres satisfacerlo pero que busquen actividades que estimulen a ambos.
> Dale opciones. Usa la imaginación y proponle probar algo que tú deseas en vez de aquello que no te gusta.
> Si tú eres quien cree que sus relaciones se han vuelto frías y poco asiduas, proponle un viaje o un espacio de su día en el que ambos se tomen el tiempo para besarse, acariciarse e ir más allá. Trata de comunicar ALTERNATIVAS y SOLUCIONES, no problemas.
> Recuerda: cuando las molestias que tienes están ligadas a algún mal funcionamiento de tu cuerpo, infecciones, métodos anticonceptivos incorrectos o cualquier asunto emocional; además de hablarlo con él, debes acudir con un especialista.

Fórmula: Respuestas clave
Cuando el asunto es de él
Aquí la cosa se pone un poco delicada. Si has notado que él tiene algún bloqueo, sufre de alguna disfunción o probablemente este enfermo, debes ser más perspicaz para comunicárselo. No olvides que se puede sentir vulnerable, incómodo o rechazado. En un estudio que realizó recientemente el Instituto Mexicano de Sexología, se concluyó que el miedo más común en los hombres es ser rechazado sexualmente. Si utilizas bien la técnica y de manera agradable, le haces ver que tal vez hay cosas que tiene que atender de su salud sexual o emocional; crearás un lazo muy fuerte entre ustedes a nivel íntimo. Por otro lado, al sentirse a tu lado en una zona de confort, siempre tendrá la capacidad para comunicarse contigo sobre cualquier asunto. Tú sólo tienes que abrir el canal.
> Alimenta su autoestima. Dile cuánto lo amas, lo bien que te hace sentir y lo interesada que estás en que él mejore para reactivar su vida sexual.
> Dale naturalidad. No trates el problema con misterio o voz baja o lo agravarás.
> Infórmate. Antes de soltar tu propio ‘diagnóstico’ busca libros o páginas web que te aclaren tus sospechas y contacta a algún especialista que más tarde pueda atenderlos.
> Dale apoyo. Sonríe siempre mientras hablan sobre sus problemas, que te sienta segura y tranquila. No hay mejor manera de dar soporte a tu hombre.

Fórmula: Aplausos clave
El proceso puede ser lento, no te desesperes y mucho menos te enojes. Verás que con la practica y la cotidianidad de hacer de la comunicación sexual un hábito, él mismo tendrá la necesidad de decirte lo que desea, sus miedos, dudas o metas en la cama. Es un gran paso, no importa si llevan uno o veinte años juntos. Por eso, siempre aplaude cada escalón avanzado. Cada que logren llegar a un nuevo nivel de comunicación o hagan una nueva ‘hazaña’ en la cama, prémiense. Salgan de compras, de paseo o regálense algún detalle que no sólo encenderá más su relación, también los hará sentir merecedores de más.

¿Qué más les gustaría chicos y señores?

Share Button