Es común que los penes no sean lisitos, perfectamente uniformes en cuanto a textura o color; de hecho muchos tienen protuberancias y curvaturas.
Mientras no haya dolor al momento de la erección, no implican problema alguno. Y siempre y cuando esas protuberancias no hayan surgido de algún golpe o un tirón fuerte que haya sufrido el miembro. Si ese fuera el caso y sobre todo, si se ven inflamadas las venas o cambió su coloración deben ir al urólogo.
Pero cuando dicha protuberancias o curvas son de nacimiento o bien, surgieron en el momento del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios (cuando empezaron a pubertear), nada de que angustiarse, ¿OK?

Por ahí algunos artículos comentan que las curvas ayudan a las mujeres a tener más rápidamente orgasmos. Bueno, no hay un estudio serio al respecto pero por lógica podemos decir que si un hombre tiene cierta protuberancia en la parte superior frontal del pene, ésta puede ayudar a masajear el punto G y por lo tanto coadyuva al clímax.

En realidad podemos decir que cualquier protuberancia puede ‘servir’ ya que se pone en contacto a un poco más de profundidad que el resto del pene con las paredes vaginales, llenas de terminales nerviosas que aman ser estimuladas y estimuladas y estimuladas.
No le pongan cara de fuchi a sus protuberancias. Un pene es lindo como sea. La cosa es no casarse con la idea de que todos son rositas, parejitos, suaves y brillositos. Para todos los gustos hay.

Share Button