Ya que hoy le estamos dedicando un rato al buen amigo Condón, hablemos un poco sobre ese temor de que se rompa (y entonces sí valga queso). Mucha gente se pregunta ‘¿Se habrá roto el condón?’ y se quedan con esa duda anidad. Por lo general cuando un condón se rompe, se rompe de un pedazote, es decir por la presión no se hace un agujerito minúsculo e invisible. Casi siempre la rotura se corre y es totalmente notoria la rasgadura.

Para evitarlo, hay que procurar la lubricación; ya sea vaginal o anal. Saben que casi siempre cuando se llegan a romper no es por falta de calidad del mismo sino por el roce ‘en seco’.  Igualmente, al colocarlo, cerciorarse de que se deja el espacio libre de la punta, ese receptáculo debe quedar libre para evitar vacíos. Dicho lo anterior me voy a continuar con mis colaboraciones de ¡junio! de las tres revistas. ¡Junio! No puedo creer que ya estamos trabajando en la mitad del año.

Share Button