El ejercicio es muy simple, pero quizás una de las experiencias sensoriales más ilustrativas en pareja. Permite conocerse realmente a fondo, a través de sensaciones nuevas.

Antes que nada báñense, si gustan juntos.  Hay dos opciones, cuando quieren conservar el aroma personal, su humor, háganlo con un jabón neutro. Si lo que quieren es darle un toque de un aroma que les agrade, usen un shampoo, espuma o jabón de dicho olor pero MUY importante, que a la pareja le agrade (dénselo a oler antes). Al salir del baño no se pongan nada, ni ropa ni crema o aceite, eso va después.

Ya relajaditos y limpios recuéstense cómodamente y si gustan coloquen una vela o incienso de un olor suave, que no sature. Debe haber luz, deben poder verse con claridad aunque puede ser un poco tenue. Ya recostados, uno al otro al tiempo o por turnos, comiencen con el sentido uno, la vista-tacto. Obsérvense, cada estructura al tiempo que se tocan. Sientan la textura de la piel de cada parte, la de los hombros, las nalgas, los pies, manos, genitales, lengua, etc. Cuando se concentren en la textura de la piel cierren los ojos. Primero se da la observación de la zona y luego al tocarla, se cierra la vista. Sientan, sientan, tan largo como deseen. La cabeza y los cabellos son muy importantes. Cuando estén ya bien adentrados en la parte táctil, pasen al sentido tacto-olfato e integren el sentido ‘oído’. Ahí, al tocar acerquen su cara y huelan cada espacio. Cada quién decidirá qué zonas, cierren los ojos de nuevo y concéntrense en ese aroma irrepetible (ya que cada persona posee uno particular). Para integrar el oído, comiencen a decirse pequeñas frases, los gemidos quizás surjan solos por lo que atiéndanlos, eroticen el momento con frases o hasta ‘dirty talk’, ya es cosa de personalidad.  Igualmente el lapso es a gusto de cada quién.

Después pasamos al sentido olfato-gusto. Exactamente las zonas que les hayan ‘olido’ mejor, lámanlas, bésenlas, pruébenlas, succionen un poco. El sabor de la piel es también exclusivo. Ya ahí se pueden poner más lúdicos y usar alguna sustancia comestible, ya saben que si la chantilly (que no es muy de mi agrado), el chocolate, el aceite de masaje comestible y bla.

Ya con los motores ultra encendidos, comiencen sus labores amatorias como de costumbre, verán el cambio. Ahí me cuentan.

Share Button