Foto El Universal

Les informo sobre una nota que me envió el querido LeonFelipe. Miren nomás los que no se habían enterado.

El Universal, Ciudad de México Lunes 02 de febrero de 2009.
Natalie Dylan, la joven estudiante estadounidense de 22 años que ofreció su virginidad en una subasta el pasado mes de septiembre, al parecer ha encontrado un ganador dispuesto a pagar 3.8 millones de dólares. De acuerdo con la oriunda de San Diego, California, un empresario australiano de 39 años, cuyo nombre no se ha hecho público, realizó la puja más alta de entre 10 mil desde que inició la subasta en el programa de radio de Howard Stern. La abrumadora cantidad de solicitudes que recibió Natalie no le ha permitido decidir cuándo entregará su virginidad al australiano, ni cómo acordarán el pago de la cifra acordada, publica El Mundo.es.
Al parecer, Dylan obtendrá más de lo que esperaba recaudar para su objetivo principal, que era el de costearse un título universitario de experta en terapia matrimonial y familiar, pues la joven ya está en contacto con el agente literario David Block, de Nueva York, para escribir un libro sobre su experiencia.

Además, varias revistas estadounidenses ya la tienen en la mira para que realice un desnudo para sus páginas. Quien también obtendrá jugosas ganancias en caso de que el empresario australiano pague dicha cantidad, será el club de subastas Bunny Ranch de Nevada, en dónde se llevará acabo la “ceremonia” en la que la chica perderá su virginidad. Sobre los motivos por los cuáles optó por subastar su himen, señaló: Vivimos en una sociedad capitalista. ¿Por qué no voy a poder capitalizar mi virginidad?”(fin de la nota)

Nooooo, pos esta salió más lista que muchas. Nadie negará que es un modo de prostitución muy avant-garde. Al menos dentro de nuestra ideología. En muchos países igualmente se ofrece la virginidad de una chamaca (y ni siquiera muy atractiva) al mejor postor, las geishas jóvenes o aprendices, hacen toda una negociación ritualística llamada mizuague, a través de la cual el caballero que ofrezca más, tendrá el honor de desflorarla. Y no crean que por poco, la intención de dicha costumbre es la de recuperar la inversión que su mentora hizo a lo largo de toda su educación. Hay una historia bastante épica al respecto, Madame Sadayako, una geisha y primera actriz japonesa, fue la cortesana más deseada de Tokio. Su virginidad fue comprada por un millonario, el conde Hirobumi Ito, un paladín a una suma exorbitante en esa época. Ella tenía 14 años. Pues parece ser que Dylan está por romper el récord. ¿Cuánto habrían ofrecido ustedes? (claro, si su billetera fuera choncha). Creo que las himenoplastias se van a poner de moda.

Share Button