El Instituto Nacional para la Salud de los Estados Unidos, encontró que la pérdida de erección se relaciona con el estrés laboral en un 20 por ciento de los casos. Tu pene puede estar resintiendo tus constantes presiones. Dale un descanso. Haz ejercicio, busca actividades y momentos en el día para respirar y relajarte. Tal vez el salir diez minutos de tu oficina, quitarte los calcetines y caminar un poco por la jardinera haga toda la diferencia. Si esto se te complica, al llegar a casa cada noche mete los pies en un balde de agua tibia y escucha música, lee o juega X-BOX. Tu circulación se activará y estarás listo para irte a la cama, no exactamente a dormir. Evita la cafeína, puede alterarte. El estrés afecta a la presión sanguínea. No estaría mal que pidieras en el servicio médico de tu oficina o tu escuela que te tomaran la presión. Una presión normal es de 120/80, si la rebasas puede que estés algo tenso. Esa puede ser la causa de que ‘tu amigo’ ande ‘volando bajo’, recuerda que una erección efectiva, ‘la llevas en la sangre’.

Aprovechen para relajarse hoy. Feliz domingo!

Share Button