La podofilia o fetichismo de pie es un comportamiento sexual poco ‘tradicional’. Un fetichista de pie se excita al ver, tener contacto, oler, chupar, etc. un pie –que es identificado como un objeto de excitación o medio de deseo- ya sea propio o de alguien más, igualmente se relaciona con la excitación al ver zapatos del sexo opuesto. Lo detecta como algo tan poderoso y deseable como los genitales. Dado eso, un podófilo (ojo, no es pedófilo, esos son otros andares), la penetración con el pie equivale en su psiquis a ser allanado por un pene.

Según Freud decía ‘La experiencia del infante con su madre puede involucrar adoración por su pie. Si esto deja una huella en la conducta sexual durante este período puede llegar a transformar el pie en el primer objeto de excitación sexual’. Por otro lado, según el Profesor Vilayanur Ramachandran, Director del Centro de Estudios del Cerebro y Cognición de la Universidad de California, el pie y los genitales emplean zonas adyacentes en él córtex somático-sensorial, potencialmente enlazándose.

No se considera una expresión comportamental que comprometa la plenitud, siempre y cuando no se convierta en una obsesión: que se vaya por la vida compulsivamente buscando pies qué estimular, que te penetren o se busque ser lastimado con dichas penetraciones afectando otras áreas de vida; como cualquier adicción. O bien, claro cuando en esa búsqueda se integre violencia física o emocional hacia la pareja o personas a quienes se desee involucrar en la práctica.

Sólo hay que tener sumo cuidado ya que es una extremidad grande y con una forma poco adecuada para la vagina u otras cavidades. es una práctica común en expresiones comportamentales como el BDSM (bondage, dominación, sumisión y masoquismo), que requiere importantes medidas como extra pero extra lubricación, dilatación previa y preparatoria de la cavidad a penetrar. Y claro, la excitación ante la imagen/sensación de recibir el embate de algo con un calibre mucho mayor al de un pene.

Pero igual en muchos casos, la excitación se sujeta a tocar, masajear y observar, lamer, chupar, succionar los dedos o pies completos. Recibir o regalar dichos estímulos.

Les excitan los … ¿Pies?

Share Button