Por ahí hay un grupo de chicas gays que se sienten preocupadas sobre qué tan fidedigna es su orientación sexual, si su lesbianismo es tan auténtico como creen. Por ejemplo, una de ellas dice estar completamente segura de que le gustan las mujeres en términos sexuales, emocionales, etc. Se declara 100% lesbiana, no obstante, le ha sucedido que fantasea con hombres. En específico, durante el autoerotismo, requiere de una imagen masculina para lograr el orgasmo.

Eso, desde mi punto de vista, no necesairamente significa que su orientación no esté clara. Aunque su orientación sexual esté enfocada hacia las mujeres, creció, como todas, con la idea de que un hombre es el único capaz de satisfacernos sexualmente. Eso queda como un sello en el subconsciente. Al estar a solas y masturbarse necesita recurrir a una imagen sencilla y ahí es donde su cerebro trae a un hombre a la acción. Por otro lado, es posible que en el fondo le atraiga el sexo masculino, más eso no quiere decir que no esté definida su preferencia ya que en muchas personas existe esta dualidad. A muchos gays, por ejemplo, les excita a nivel de fantasía los senos o la vagina de una mujer sin que eso quiera decir que les gustaría tener sexo con alguna. La masturbación nos hace evocar toda clase de visiones y es un mundo abstracto donde cualquier persona –por absurdo que parezca- puede aparecer. Hay mujeres que fantasean con ser violadas y les aseguro que ninguna lo desea en realidad. Esto se debe a que la mente subconsciente no piensa, no razona, no delibera; actúa por instinto en respuesta a emociones básicas. Aunque ya en la ‘práctica’ no le interese o satisfaga ser penetrada por un hombre, la educación y los roles aprendidos socialmente desde la infancia traen a relucir la necesidad del falo.

¿Ustedes qué creen?

Share Button