El año pasado durante la XVIII Conferencia Internacional sobre VIH/SIDA que se dio en Viena, se anunció la investigación sobre un gel que parece puede convertirse en una gran herramienta para evitar que las mujeres se contagien de VIH. Esto da un nuevo panorama ya que hasta ahora el condón femenino -con un uso muy poco frecuente por cierto- era la única herramienta con la que contábamos las mujeres para evitar el contagio. Resulta que un estudio del Centro para el Programa de Investigación del Sida en Sudáfrica, CAPRISA, expuso un gel vaginal que contiene Tenofovir (un inhibidor de la transcriptasa inversa análogo de nucleótido (ITINt) que se usa, en forma de comprimido y por vía oral, para el tratamiento del VIH). Al parecer el uso de dicho gel  reduce las posibilidades de contagio en un 39% para el VIH y en 51% del virus del herpes simple. No parecen porcentajes muy elevados pero representan oportunidades si se continuara el desarrollo y la investigación. Este anrirretroviral, es un agente eficaz ya que se ha desmostrado que vía oral previene la transmisión del VIH de madre a hijo o sea de mujeres contagiadas que se embarazan posteriormente y al aplicarlo en gel directamente sobre la mucosa vaginal provee una mejor absorción. Inicialmente se testeó con simios y se comprobó su eficiacia contra el virus de inmunodeficiencia del simio. Recordemos la enorme similitud entre dicho virus y el del VIH, lo cual ha hecho presumir a numerosos científicos que el origen del SIDA pudo provenir de dichos animales ya  que poseen un material genético idéntico en un 98% al nuestro. La zoonosis o capacidad de una enfermedad de trasmitirse entre especies pudo darse ya que los habitantes de diversas zonas de África (donde se cree se dieron los primeros casos) son cazadores habituales de grandes simios. Pudieron ser arañados o heridos por éstos y otros mecanismos posibles de transmisión pudieron surgir al ingerir la carne o tener algún tipo de contacto sexual con éstos. Se cree que el evento tuvo lugar desde la década de los 30. Pero bueno, regresando al tema del gel vaginal, este se ha probado hasta ahora con 445 mujeres en Sufáfrica (donde las niveles de contagio son elevadísimos, en gran parte debido a la gran cantidad de violaciones, recordarán ESTE POST) y hasta ahora esos son los resultados.

Esperemos que en unos años se logre aumentar su efectividad. Y claro, se comercialice. Pese a que la mayoría de las mujeres ‘le dejan’ la responsabilidad de evitar el contagio a los hombres por medio del uso del preservativo, según este mismo programa las mujeres heterosexuales por obvias razones biológicas tenemos el doble de probabilidades de contraerlo. Tenemos el condón femenino, claro, pero muy poco se ha difundido su uso y colocación. Sobre todo porque no es  lo más simple colocarlo. Yo, a modo de prueba, en una ocasión me coloqué uno y no me pareció una cosa de tres segundos como en el caso de colocar un preservativo masculino y miren que yo convivo bastante con mis genitales pero aquellas mujeres que tienen miedo de ponerse hasta un tampón, supongo que lo verán como todo un truco de feria. Entre que haces el ocho con la anilla del condón y lo introduces tan profundo como puedas y si además no hay una lubricación adecuada pues la cosa puede quedar bastante mal puesta. En fin, ojalá esto del gel en breve nos dé una mejor posibilidad.

¿Cómo la ven?

Share Button