Los estereotipos masculinos, esos machos alfa que citan las antiguas novelas parecen estarse diversificando. El galanazo de moda ya no es el que tanto atraía a nuestras abuelas: esos posados garañones de bigotito bien recortado y ataviados cual catrín. Pareciera que ahora nos gustan más ‘suciones’ (en todos los sentidos), o bien,  en cierto contrasentido a lo que el típico galán yuppie de los 80  ofrecía. El bien vestido, inspiracional, atascado de banalidades ‘young urban professional’ (yuppie) trepado en su auto convertible, parece estar camino al ‘out’. El hombre cool, despreocupado hasta desparpajado parece estar ocupando las fantasías eróticas. Ya pocas buscan ese hombre de aspecto formal con posibilidades de llegar a ser presidente. Sí, las mujeres comenzamos a divertirnos más, a encontrarle encanto a la variedad.

Hace unos días con unas amigasy amigas de las amigas con las que coincidí, platicábamos sobre el encanto de los chacalones. Dícese de aquellos hombres de aspecto cool (casi siempre tipo latino), barba algo crecida, peinado desenfadado, ropa casual en un perfecta mala combinación tan relajada que combina, que igual puede trabajar en una oficina como en un oficio creativo pero a quien claramente le vale madres adaptarse a un modelo preconcebido de formalidad. Esos, que saben, que leen, que tienen opiniones y al mismo tiempo aman los videojuegos y las motocicletas o cualquier cosa que parecida. Son los que no sólo saben hablar de ‘a lo que se dedican’ (ni lo plantean como EL Súper Job) sino de muchos otros temas.  Pueden tener una cuenta gorda en el banco pero no lo restriegan socialmente, no les urge ser tomados en cuenta en el club del millón. Incluso, se dan el lujo de asistir a un evento de gala con unas greñas que parece que puede guardar ahí el tejido de su abuela o ponerse unos converse con un smoking de cientos de dólares. Ese aspecto y actitudes relajadas, su irreverencia y al mismo tiempo sensibilidad por temas profundos, ¡bueno!, nos pueden llevar a cien por hora. Son como adultos que no han crecido.

La mayoría de las mujeres con las que platiqué, unas 20 más, menos, los identifican como ‘buenos en la cama’. Aunque nunca uno de ellos haya ‘saltado a su petate’. Quizás son percibidos como amantes creativos, poco rígidos (y no hable de rigidez del pene) o más abiertos a experimentar. Creo que de manera personal que también poseen un encanto extra: han demostrado que ser exitoso no significa estar vestido con un traje Armani y custodiado por unos guards. A él le viene guanago el linaje o apellido de alcurnia que otros portan o él mismo puede portar. No se achica ante los pedorros que se vanaglorian porque lo único que tienen es un buen apellido como as bajo la manga para trepar en el mundo ‘del éxito’. También -según algunas de estas ‘entrevistasdas’- puede tener un pasado social de estrato bajo y aspecto del mismo (no comparto hacer esas divisiones, reporto), pero también ahí hay quien percibe su encanto. Una de ellas dijo ‘el típico guapo de la vecindad’ es un chacalón. En fin, la cosa es que no se adapta al estereotipo vendido. No es ‘Totalmente Palacio’, al menos no el de las campañas anterioes porque parece que a los de mkt de dichas tiendas departamentales ya les comenzó a hacer ruido el wanna be y sus nuevas campañas justo enmarcan lo geek como cool y lo ‘soy como soy sin ataduras’ porque ya vieron que ‘lo etsirado’ está dando huevita. En fin, continuemos. Tampoco es el típico de hiper gimnasio, es más bien delgado, no un musculoso Colunga en sus telenovelas. No se mata por tener la nalga de oro o el abdomen de adicto al esteroide. Tampoco son corteses y caballerosos, son demasiado… ¿cómo les diré? No mienten. Son encantadores pero no conquistadores ‘a la antigua’.

Pero, por otro lado, el chacalón también puede tener sus desventajas. La ambivalencia es una de ellas, está pero no, se compromete pero no. Se toma todo con tanta ligereza que puede desesperar. El chacalón se sabe ‘diferente’ y no espera relaciones ‘comunes’, quiere a una mujer que también sea ‘diferente’ con quien pueda hablar abiertamente de todo, incluso de antiguas vidas sexuales, de experiencias que otra pareja se callaría. Y por ende, una mujer con un mapa mental conservador va a salir más que aporreada (aunque el chacalón la lleve a las estrellas cada que tienen sexo).  Y claro, no podemos generalizar, hay chacalones que resultan ser muy comprometidos, otros en busca de acostones de buen nivel y salida por patas después de eyacular, pero estamos hablando de percepciones, de cómo los ven las mujeres actuales. No los ven como hombres ‘seguros’, de ‘los que no fallan’. Porque no están ‘casados’ con la ideal del ‘Para toda la vida. Por siempre jamás’. Y por ende, pueden alimentarle la codependencia a cualquiera que se encapriche con alguno. ¡Claro!, porque nunca falta la que encuentra en ellos el perfecto autocastigo.

Otra, amiga mía, decía que ‘el chacalón’ es aquel  que cuando te des cuenta ya te tiene desnuda en su cama pero cuando sales de ahí dudas mucho que te va a llamar. Algunas otras coincidieron en que la chacaleada consiste en tener una relación ‘informal’ que de hacer buen clic, los llevará a lo formal pero no será bautizada como tal. No implica ataduras.Y coincido, yo tengo un chacalón en casa (jajaja, además de que cumple con muchos de los aspectos, incluído el  físico ‘no me baño’ jaja) y de inicio yo juraba que la cosa iba de acostarnos un ratito y ya ven. Fui chacaleada.

Ahora, si a dicho chacal o chacalón le pones toques geek, se potencializa aún más. Lo cual es muy común: pueden amar la tecnología, los comics, los super héroes, las sagas de diversos movimientos como Star Wars, los gadgets, etc. Y el resultado es letal. El concepto geek, ha rescatado un poco al nerd. Porque ahora no se necesita ser un nerd o un ‘matado’ (como se le conoce en estos lares) para saber de informática o ciencias. Al contrario. Y miren que hay quien encuentra encanto en los tipos de Big Bang Theory, justo lo divertido en un grupo de tipos hiper inteligentes.

Geek chacalón: el aparentemente nuevo concepto de ‘ricura’, sexy  y fantasía. Parece que no se bañó pero ah qué bien luce. ¿Les gustan los chacalones geek? ¿Cuál es su concepto de chacal o chacalón?

Share Button