Se ha desmitificado aquello de ‘los hombres están diseñados para tener harta hembra’ y por eso no pueden estar con una sola. Algunos aludían a los millones de espermatozoides que producen (y necesitan ‘descargar’) mientras una mujer sólo expulsa un óvulo mensual. La producción de gametos tiene como único fin la procreación. Una mujer tiene en promedio 420 oportunidades en su vida de quedar embarazada (una media de 35 años menstruando) y la razón de la cantidad de esperma que se produce es porque un único espermatozoide tiene una probabilidad en dos millones de fecundar un óvulo. Aunque, dicho por  el profesor en psicología y doctor en zoología David Barash en su libro El Mito de la Monogamia, “los hombres –los machos en general- tienen un umbral de excitación sexual más bajo y una mayor apetencia por la variabilidad sexual  o, por expresarlo con cierta negatividad, una tendencia a equiparar monogamia con monotonía”.

Share Button