Estamos condicionados a que la cultura en la que vivimos acepta sólo la heterosexualidad como la orientación que todos debemos tener, la única válida y correcta. Esa cuadradez, ha provocado no sólo terrores personales de infierno, sino crímenes de odio, verdaderos movimientos ideológicos basados en la homofobia. Sé que cada convicción debe respetarse no obstante a veces resulta complicado. En mi caso, me aturde comprender, de verdad me cuesta trabajo entender por qué le molesta a la gente, que digo molestar, le provoca aberración que una persona tenga una orientación gay. Yo siento profunda empatía por la comunidad gay, siendo heterosexual pero me siento en la obligación de tratar de entender a las dos partes.  ¿Qué les molesta tanto de sí mismos que tienen que reflejarlo de una manera exacerbada en su rechazo a los homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, transgénero, travestis, etc.? Mi pregunta siempre es ‘¿En qué les afecta?’. Hace algún tiempo en un debate en el que participé para un programa, al finalizar este, uno de los invitados con una postura evidentemente homofóbica, me respondió a esta pregunta (lástima que eso no se grabó), ‘Por que me ofende ver a una pareja de hombres besándose’. ¿Le ofende? Creo que la palabra ofender es mucho más profunda. No puede ofenderte nada que no sea personal, que no haga alusión a tu persona. Es decir, a mí me puede ofender que alguien me diga ‘Eres una perra’, pero, por ejemplo, ver a un tipo dándole una madriza marca diablo a su mujer, no me ofende. No hace alusión a mí. Simplemente, me molesta y me molesta porque una parte de mí reacciona hacia ello, porque me reflejo. Aunque nunca haya sido una mujer golpeada (a Dios gracias), mi escala de valores, ideología, etc. me hacen reaccionar. De ese modo trato de entender (de manera humanista) a los homofóbicos. Puedo entender (humanísticamente) que su escala de valores o ideología les motiva una molestia ante una pareja gay pero de eso a que se ofendan, hay una gran diferencia. No obstante, no logran entender que esa parte de sus valores, no provocan nada positivo a nadie. ¿Quién sale ganando algo cuando rechazan a un gay?

Tenemos un concepto tan pobre sobre lo que es la diversidad sexual pero tan jodidamente pobre, que ya tuvo que crearse una ‘comunidad’, la comunidad gay o LGBTTI. Un grupo aparte, una minoría, ¿por qué? Todos somos la diversidad sexual, la misma palabra lo recalca. Pero siempre cuando alguien menciona ‘diversidad sexual’, automáticamente piensa en los gay, y no mijitos, los ‘straight’ o sea heterosexuales también estamos en el mismo barco junto con ellos.

Por desgracia esa pobreza impide que muchos decidan quedarse encerrados en el clóset el resto de sus vidas. Y créanme, no es un acto de cobardía, muchas veces es de CONSERVACIÓN. Si sentimos atracción afectiva por alguien del mismo sexo, se genera confusión, inadecuación, vergüenza y sobre todo miedo, no porque eso conlleve la homosexualidad en sí misma, sino porque ya aprendimos que esta cultura marca que la heterosexualidad es la única orientación que todas las personas ‘deben tener’ y cualquier otra es rechazada. El proceso es complejísimo, porque puedes perder a las personas que más amas, el trabajo, los supuestos amigos, el respeto de la gente y tu lugar en la comunidad. Sólo porque naciste con una orientación que a la gente no le parece. Na-cis-te. Una orientación no se elige, se descubre.

Una orientación implica atracción afectiva, o sea, tanto atracción física como emocional, enamoramiento. Lo demás, son preferencias (igualmente respetables).

De verdad, los invito a que fomenten el respeto a todas las orientaciones, con sus amigos, hijos, hermanos. Todos tenemos la responsabilidad, no sólo las organizaciones dedicadas a los derechos de la comunidad gay, TODOS somos responsables de proveer a cada uno de un lugar de respeto en una comunidad. A aquellos que aún se aferran a la idea de que es una enfermedad o un efecto de desórdenes mentales o emocionales, de verdad los insto a que analicen qué es lo que les molesta. ¿Qué hay en ustedes que los hace discriminar? Lo que más nos molesta es nuestro espejo. No quiero decir que todo homofóbico sea gay de clóset, cada cerebro es un universo, pero ¿qué es?, piensen, ¿qué se los provoca? ¿Qué les provee? A veces discriminar les provee el respeto de otros, la empatía con los valores de sus padres o de sus amigos, mil cosas. Pero ¿no es lo mismo (a menor escala) que salir del clóset? Tiene la misma validez romper con todos esos conceptos intolerantes y negativos que escuchamos desde niños, que asumir una orientación. Porque nos permitimos tener libertad de pensamiento, individualidad, ¡huevos! (y me refiero a valentía). De verdad, analicen y vivan y dejen vivir.

Share Button