“Una clínica para el tratamiento de problemas sexuales de Argentina deberá indemnizar con 80.000 dólares a la esposa de un hombre que murió de un infarto luego de tres años de padecimientos por daños en el pene provocados por erecciones permanentes, informó hoy la prensa local.”

El punto a discutir es el siguiente. El buen hombre ahora fallecido, hace diez años acudió a una de esas clínicas tipo las de la ‘mata bellas’ pero para asuntos sexuales ya que sufría de eyaculación precoz. Ahí, “se equivocaron” al darle una inyección de 30 mililitros de una sustancia “sin explicación de qué se trataba”, lo que le provocó una inmediata erección total del pene, dolorosa a lo cual -como ya habíamos hablado aquí antes- se le llama priapismo, mismo que cedió al cabo de doce horas. O sea, se aventó 12 horas con el pene erecto, esto al evitar que se drenara la sangre ahí acumulada, provoca un dolor de Santo Cristo. Bueno, luego le aplicaron una segunda inyección de 20 mililitros de esa sustancia, el paciente volvió a tener el mismo problema (no sé cómo fue que regresó pero en fin). Los médicos le
administraron aspirinas y hielo (wtf?) y le hicieron hacer ejercicios físicos sin lograr revertir el doloroso priapismo, pero dado lo inútil del remedio, el paciente fue llevado a una clínica de Buenos Aires donde lo sometieron a una operación de “punzamiento, sangrado y limpieza” de sus genitales. Con esa operación, dice la nota,  “no se pudo retrotraer los efectos nocivos definitivos que el priapismo le había producido”. Terminó con disfunción eréctil absoluta y con daños emocionales obviamente producidos por la misma. La cosa -aquí la puerca tuerce el rabo- es que hace unos días sufrió un infarto y murió. Alega la esposa, que a causa del estrés y dolor emocional que los hechos anteriores le provocaron y con base en esto se dictó la sentencia. Pero, digo yo, y díganme ustedes qué opinan: un infarto puede darse por cualquier cantidad de causas, predisposición, etc. Me queda claro que los tipos de esa clínica lo afectaron terriblemente y son unos imbéciles pero ¿eso provocó su muerte? Miren qué buen abogado se consiguió la viuda porque ¿cómo comprueba que eso provocó su infarto? A ver díganme.

Y moraleja, ¡no se acerquen a clínicas pseudo profesionales, brujos y hasta veterinarios para sanar sus males! ¡Carambas! ¿No ven?

Share Button