En el programa pasado de Contacto C+ presentamos un juguete sexual con protuberancias, es decir con pequeños estimuladores hechos con la misma silicona que se suporponen a la superficie del mismo con el fin de masajear las paredes vaginales. Y, bueno, una televidente usó algo parecido y me comenta que la sensación fue demasiado potente. Al grado, dice, de dejar de sentir y se pensó con algún problema. No se explicaba cómo era que algo tan ‘agresivo’ no le promovía el placer prometido por el fabricante.

Lo cierto es que ella no debería preocuparse del asunto. En muchas ocasiones los diseñadores de dildos y cualquier artículo erótico no toman en cuenta aquel pregón de ‘menos es más’. Como saben, las paredes vaginales no están precisamente dotadas de muchas terminales nerviosas porque es además nuestro canal del parto y si nos pusieran las mismas 8000 fibras nerviosas del clítoris en la vagina, nos moriríamos -literal- del dolor al dar a luz.  Sin embargo, el que no contenga un gran número de terminales sensitivas, no quiere decir que requiera de una mega sacudida como para que termine como trapeador para ‘sentir’. Cuando sobre excitamos una zona, ésta en vez de vibrar de placer, termina por ‘dormirse’. Es un efecto neuronal. Llega un momento que algo es tan intenso que no puedes sentirlo.

Cada mujer tiene un umbral y hay quien fácilmente se siente sobre estimulada y pierde la capacidad de vivir la sensación placentera; pasa del dolor a la insensibilidad. La cosa es que una por no querer echar a perder el momento o porque piensa que mientras más aguante, mejor será el orgasmo, no detiene la estimulación y el resultado será evidentemente desde nulo hasta muy limitado. En el caso de las mujeres a las que este tipo de juguetes les parecen too much a su vagina, las protuberancias demasiado grandes, algo como esto

no es lo más adecuado. Y, sobre todo cuando se va a comenzar a experimentar con dichos artefactos y sus efectos. Lo mejor es comenzar con un condón con ligeras protuberancias, diseñado para que el mismo movimiento de penetración active las terminales nerviosas y despierte de menos a más. Sico tiene, éstos, los Pleasure

Además de la seguridad, calidad y todo lo que sabemos que dichos condones ofrecen, están texturizados. Tienen puntitos y líneas que ofrecen diversas sensaciones al interior de la vagina. Sí, tienen las famosas protuberancias, pero del tamaño adecuado tanto para estimular sin sobre excitar la zona y para  -además de fomentar mayor lubricación (excitación)- promover que la sensación plena surja como un resultado derivado, no como un efecto inmediato dada la extra estimulación que muchas mujeres puden sentir con un dildo o funda de pene con protuberancias bárbaras. Y miren que hay algunas que parecen que quedarán incrustadas de por vida en las pobres paredes vaginales. Como un plus, los Sico Pleasure, tienen una forma anatómica que coadyuva a la firmeza del pene. ¡Ah! A que esa no se la sabían.

El asunto de los juguetes puede resultar de lo más atractivo para algunas personas pero no para todas, sobre todo de inicio.

Pruébenlos y me cuentan. A mí me parecieron de lo más estimulantes. ¿Dudas al respecto?

Share Button