1.    Ábrase con calma. Después del ajetreo del ‘ligue’, comienza por aplicar la paciencia y date tiempo de conocernos. No nos invadas de compromisos sociales para conocer con rapidez a tus amigos y familia. Planea salidas románticas donde podamos estar solos.

2.    Métase ‘como la humedad’. Sin llegar a ser asfixiante, trata de conocer y relacionarte con las personas de nuestra vida. A las mujeres nos encanta que compartas –dentro de lo sano- nuestros intereses y círculos.

3.    Aplicación sorpresiva. Investiga con nuestras amigas aquellas cosas que nos gustaría recibir de un hombre, como una serenata, y sorpréndenos con algo que nunca hemos vivido, sin que tengas que gastarte toda la quincena.

4.    No presione. Espera a que el sexo llegue a su momento. Si nos ‘obligas’ con indirectas, nos acostaremos contigo por compromiso.

5.    Déle un empujoncito. Para darte una ‘ayudadita’ si mueres por hacernos el amor, planea un viaje o un paseo corto a una playa o bosque donde la atmósfera se preste. Pero respeta la decisión si no estamos listas aún.

6.    Omita el abuso. Si eres de los que ‘empinan el codo’, evita embriagarte. Cuando estás demasiado ebrio, nos haces sentir que no podemos contar contigo.

7.    Cierre boca. No preguntes sobre nuestros viejos novios, mucho menos con cuántos nos hemos acostado. No busques lo que no quieres encontrar.

8.    Tire la basura. No traigas a relucir tus relaciones pasadas ni hables mal de tus ex novias, sobre todo si aún guardas rencores. Si estás en una nueva relación, ¿para qué?

9.    Cierre viejas puertas. Si por ahí, algún ‘amor pasado’ te sigue llamando, pídele que no lo haga más. No hagas cosas buenas que parezcan malas y creo que no tengo que pedirte que canceles tus ‘citas calientes’ de soltero.

10.     No abandone. Si al comenzar una relación dejas atrás a tus amigos para enfocarte sólo en nosotras, tarde o temprano terminarás por hartarte y sentiremos ese cambio muy brusco. Equilibra.

11.    Aguante las ‘guarradas’. Deja para cuando haya más confianza los eructos o los gases. Guarda el ‘concurso’ de flatulencias para tu noche de amigos.

12.     Sé tú mismo. Desde un principio deja claro quién eres y tus intenciones. No hay mentira que dure cien años.

¡Y listo! Se abrirá. En caso contrario, repita los pasos.

Share Button