Miren que para todo hay negocio. Especialmente cuando hablamos de intercambios carnales. Y tras el terrible paso de Sandy en la costa Este de EU, la escasez y las largas colas para obtener gasolina está poniendo a varios ‘vivos’ a conseguir favores sexuales. O por lo menos a atreverse a solicitarlos. Anuncios en el Craiglist (un servicio en línea de clasificados gratuitos creado por Craig Newman) prometen unos cuantos galones a cambio de dejarse ver desnudas, ofrecer sexo oral, anal o claro, coito. He aquí los susodichos. Hilarante al tiempo de doloroso. ¡Vaya la desesperación!  Lo digo por ambos, o sea por l@s que sucumben a intercambiarse después de esperar por días un poco de gasolina y por los que la ofrecen porque de otro modo no les cae encima ni una gripe.  Somos una especie… peculiar.

Ofertón, sólo por dos blows (osease felaciones) ¿Qué tal este tipo? Elegante: Traiga usté su contenedor y su enjuague bucal.

Dueño de gasolinería y negociante el marchante: Si resultas buena en esto del sexo oral puedes continuar contando con su ‘ayuda’ hasta que la crisis finalice. Eso sí, nada guey, pide foto. Hace casting y no admite gordas. Finísima persona, solidario él.

Delicado, delicadísimo: Tu trasero por gasolina. Miren que hasta una bonita rima encontró para su clasificado: qué bien acomodó las palabras, ‘ass’ con ‘gas’!! Nombre, bien creativo el Mister. Para aquellas cansadas de esperar de cuatro a ocho horas en las estaciones de gasolina, él tiene  suficiente (contenedor incluído, ¡esa sí es solidaridad!). También hace casting previo, sólo blancas y nada de hispanas de mala maña.

Ven a llenar tu tanque y vaciar el mío, otro creativo de clóset. Divino.

Share Button