Miren que hay cosas que uno jura que la gente ya dejó en el olvido. Pero no. Pese a que cada vez hay mayor información , métodos y hasta leyes, la gente sigue poniendo en riesgo su vida y su salud. Y bueno, en cuanto a embarazos hay un apartado especial. Hay casos recientes de mujeres que están usando un método abortivo verdaderamente obsoleto y además peligroso: la mal llamada extracción menstrual. Se le dio este nombre en su época de apogeo para esconder el verdadero propósito.

La extracción menstrual es una técnica que surgió en la década de los 70 que consiste en succionar la sangre menstrual directamente a través de un mecanismo denominado Del-EM compuesto por dos cánulas conectadas a una jeringa y un recipiente colector respectivamente. Cuando se aprieta la jeringa se crea un vacío en el bote y el contenido del útero queda depositado en éste. Es un método sobre todo casero propuesto en Estados Unidos por Lorraine Rothman del grupo Feminist Women’s Health Center cuando el aborto estaba prohibido. Se disfrazaba como un modo ‘cómodo’ de eliminar la menstruación abundante, no obstante en la mayoría de los casos lo que se realizaba era un aborto en fase temprana. Su uso se hizo común sobre todo en mujeres de zonas marginadas donde la interrupción del embarazo era imposible. Debía realizarse antes de la sexta semana y miles de mujeres acudieron a él. Un caso fue mostrado en la película Revolutinary Road (2008) donde Kate -soy una actriz cabrona- Winslet pierde la vida al someterse a este método de ‘hágalo usted misma’ o más bien ‘deshágalo usted misma’ . Desde entonces, hay reportes de riesgos ya que pueden quedar restos del producto en el cuerpo y crear infecciones. En un legrado -donde se raspa el endometrio- queda cicatriz y por ende hay indicación de abstinencia. En el caso de esta cosa no la hay entonces muchas mujeres complicaban sus casos porque a los pocos días ya estaban dándole vuelo a la hilacha.

En fin, sé que nadie puede juzgar hasta que está en los zapatos de una mujer embarazada sin desearlo pero definitivamente es de susto el ver que se sigan sometiendo a este tipo de estrategias, así como a las pastillas esos horrendas  que se meten por la vagina, los ganchos calientes y un sinfín de porquerías. En fin. Por eso ¡PÓNGANSE EL CHINGADO CONDÓN!!!!!!  Sico si me hacen favor.

Share Button