Habrá quien diga que es injusto ya que es dejarle la carga de la anticoncepción a la mujer y habrá a quien le parezca peligroso dejar en manos de una chava su posibilidad de ser padre. Bueno el condón debería ser artículo de la canasta básica como el fríjol porque es el método que además nos protege contra contagio de ETS por eso, UNA VEZ MÁS, pón-gan-selo y como mujeres exíjanselo a su pareja a menos que ambos se hayan hecho pruebas de sangre y urológicas o ginecológicas.

Ahora sobre anticoncepción masculina fuera del condón está el tan famoso pero inseguro método del coito interrumpido que tan usado se hizo décadas atrás. No lo recomiendo en absoluto aunque me he topado con médicos que aún lo dan como opción. Es poco probable que el hombre controle al cien por ciento el momento en que va a eyacular. Con una gota minúscula de semen que quede dentro de la vagina hay posibilidad de embarazo. No olvidemos que un mililitro de semen puede contener entre 50 y 150 millones de espermatozoides y sólo se necesita UNO para crear un bebé.
La vasectomía, obvio, al ser un método quirúrgico y pese a la vasovasostomía que le quita su carácter permanente, sólo se recomienda para hombres maduros que ya tuvieron familia o para aquellos que decidieron definitivamente no procrear.

La pastilla anticonceptiva para hombres lleva muchos años de investigación, se intenta utilizar píldoras con carga de testosterona con el fin de engañar al cerebro y crear una disminución en la producción de esperma pero los estudios que se realizaron arrojaron que sólo uno de cinco hombres respondía a este método.
Otro intento se enfoca al uso de la prolactina (hormona que segregamos las mujeres al amamantar pero que también producen los hombres) pero el método consistía en tomar la píldora diaria combinada con inyecciones o implantes de testosterona y demasiados hombres se muestran reacios a un método tan complejo.

Otras opciones que se siguen estudiando son las inyecciones semanales de testosterona mezcladas con pastillas diarias de progesterona y en esta opción se busca sustituir la inyección por un parche semanal. Y finalmente se están haciendo pruebas para usar desogestrel (sustancia utilizada en píldoras femeninas) y parches de testosterona. El desogestrel interrumpe la producción de testosterona y por lo tanto de esperma pero se necesitaría una fuente de testosterona de reemplazo ya que los hombres podrían comenzar a perder el vello facial, desarrollar senos (imagínense con bubis) o sufrir cambio de voz. Estos resultados a la fecha sólo ofrecen además un 60 por ciento de efectividad.

Como podrán ver, aún no contamos con un método oral o combinado para la anticoncepción masculina y por lo tanto no está en el mercado. Desde mi punto de vista además, la primera barrera está en que los hombres suelen tener muy poca disciplina para tomar medicamentos o colocarse un parche o ir al doctor que los inyecte. No creo que esto funcione salvo en países con una amplia conciencia masculina sobre los cuidados anticonceptivos. Ya el futuro dirá. Por lo pronto como hombres responsables USEN CONDÓN. Luego no salgan con que ‘yo no fui’, ‘¿estás segura que es mío?’, ‘Pues es tu pedo’ o ‘Si quieres te ayudo con lana pal aborto’ y demás barbajanadas ¡no sean cabrones! La responsabilidad es de los ¡¡¡¡2!!!! Les mando besos

Fuente: BBC Health.

Share Button