Me pidieron que les informara de nuevo sobre esto, ¡cómo les da flojera buscar!

Desde hace cuatro años en Europa ha comenzado una nueva tendencia: dejar de utilizar toallas y tampones en ‘esos días’, los adorados (ajá) días menstruales. La responsable es la ‘moon cup’ que pueden apreciar en la imagen. Es una taza hecha del mismo material con el que se hacen las válvulas que se utilizan en los transplantes de corazón, la silicona médica no alergénica. Tiene una dimensión de 5 centímetros de largo. Les explicaré cómo se usa: es de un material flexible así que se dobla en cuatro y luego se introduce a la vagina, de ese modo las paredes de ésta quedan selladas y el sangrado queda contenido en la copa. Absorve hasta 30 ml del flujo menstrual; es decir, el triple que un tampón. Es reutilizable, que es otra de sus ventajas ya que puede durar varios años. De ese modo se evita el daño al medio ambiente que provoca el uso de tampones y toallas: se calcula que una mujer utiliza durante toda su vida cerca de 17 000 toallas o tampones.

Se debe sacar de la vagina con las manos limpias cada tres a cuatro horas, escurrirlo, enjuagarlo y se reinserta. De vez en cuando se recomienda hervirlo o esterilizarlo con un esterilizador casero como el que se usa para los biberones. Aunque imagino para quienes tienen bebés que lo más higiénico es usar un esterilizador para cada propósito ¿no? Da un poquito de cosa poner las mamilas de tu hijo junto a algo que estuvo en contacto con la sangre menstrual que no es más que sangre de desecho.

En fin, esa es la cosa. Miles de mujeres ya lo han usado y dicen que es una lindura. Se debe ser cuidadosa con la higiene de la copita o sí se pueden generar infecciones.

¿Qué tal? ¿Tendrán que ponerse a temblar los fabricantes de toallas y tampones? Actualmente sólo se puede comprar por Internet pero en Europa ya se consigue en farmacias y supermercados. ¿Se comprarían su mooncup?

Share Button