‘Los tecnosexuales son nuestro target’, me comentaba hace unos días una amiga que trabaja en Motorola. Dice, ‘Lo que hoy carga todo tecnosexual es un iPod Touch’, eso nos ha dado en la madre a muchas competencias. Y es que sí, ahora los gadgets son un medio de atracción a las féminas. Como en alguna época, quien traía el caballo más fino y rimbombante era un asediado caballero. Hoy, vemos que los hombres al sentarse en una mesa de restaurante, colocan sus mil gadgets y madriolas que los acompañan. Eso les da un estatus, un atractivo, supuestamente. Yo detesto a los tipos que interrumpen la plática cada cinco minutos para contestar uno de sus tres teléfonos o contestar mensajes, etc. Y lo peor es que ponen cara de interesantes, de ‘estoy súper ocupado’ y solicitado. El novio de un amigo (sí, de un amigo. Familiarícense con el término) recuerdo que cuando estaban en época de ligotearse, pasó una noche entera en un bar mostrándole las rolas que traía en su iPod. Y pues, supongo que a mi amigo le gustó o le atrajo esa parte de él. O su buen gusto musical. El hecho es que un gadget habla de una persona sin que él tenga que explicarse.

En los tiempos de los avances tecnológicos en telefonía, informática, etc. surge un nuevo concepto de hombre, el tecnosexual. El término fue empleado por primera vez en 1970 por intelectuales, con referencia a hombres atraídos sexualmente por robots y máquinas del futuro. La mayoría era identificado como nerd, pero entonces se le dio un giro a los gustos y aquel que se intersa hoy en día por lo último de la tecnología, cuenta con un atractivo más. ¿A ustedes les atraen los hombres así? ¿O son así? A mí me agrada por ejemplo la obsesión del Sr. Elsy con el XboX, el iPod (retacarlo con cienmil canciones, videos, series, tec. aunque nunca acabe de verlas) pero definitivamente no me enteré de eso hasta que lo conocí a fondo porque no iba por la vida llevando esos fetiches como bandera. Eso sí, ahora hay hombres que pueden dejar olvidados en casa sus huevos pero nunca el celular o el iPod o la lap. Nuevas dependencias. Cuéntenme sus anécdotas con la tecnología.

Share Button