Según un estudio de la Universidad de Indiana para la revista Psychological Science, los hombres viven constantemente confusos al intentar interpretar las señales de una mujer. Constantemente confunden una invitación a tener una amistad, con una propuesta sexual y visceversa. De hecho, otro estudio para un artículo en esta misma revista afirma que es imposible que entre un hombre y una mujer haya una amistad, o sea, amistad-amistad sin que exista atracción sexual por alguna de las partes; al menos de inicio. Es decir, dos personas del sexo opuesto heterosexuales, se conocen y comienzan una amistad. Tiempo después, la experiencia los hace descartarse como pareja y pueden continuar teniendo ese vínculo amistoso pero supuestamente siempre de inicio, hay atracción. No estoy de acuerdo al 100 de esto pero finalmente está basado en un supuesto estudio.

Bueno pero regresando al primer estudio, me pareció muy valioso uno de los datos. Afirman que los hombres suelen vivir en ese tris de confusiones y malas interpretaciones debido a que les resulta angustiante darse cuenta que el poder está en manos de una mujer. Que nosotras somos las que decidimos siempre si se va a armar la cosa o no. Tenemos la última palabra. Ummm, bueno, he conocido casos en que no ha sido así pero admito que es lo común.

Entonces, señores míos, cuenten. ¿Les resulta angustiante? ¿Creen que es parte de su género el tener que aguantar que nos decidamos a salir, andar, ponerle con ustedes? ¿Realmente es un poder que nos atañe? ¿O sólo un estereotipo que se ha ido disolviendo? Les mando besos pre-navideños.

Share Button