Ridley Scott en su película de culto ‘Blade Runner’ vaticinó lo que parece que será la vida sexual del futuro para muchos. Recordarán a Pris, la robot ‘unidad de placer’ interpretada por Daryl Hannah (quien se convirtió en la fantasía calenturienta de todo cinéfilo de la época), pues los queridos nipones nuevamente  superan a la ficción. Y desde 2009 ya tienen a Pris casi lista.
Ya hemos platicado aquí sobre las Real Dolls. Pese a su increíble apariencia humana, son necesarias grandes dosis de entusiasmo por parte del usuario para olvidar que lo que tiene entre las manos no es más que un inerte trozo de plástico (o quizás a muchos, eso era justamente lo que los animaba). Dado que los japonesitos se encontraban con dicha desdicha, han diseñado una versión perfeccionada y resulta que ahora las han mejorado dotándolas de respiración y orgasmos.

Sí, estas chicas plásticas (literal) ahora pueden hacer que su dueño perciba un orgasmo fake, apretándoles un botón, claro esta. La cosa es que cuando el usuario jura que ‘ya se lució’, ya hizo el ‘brinco del siglo’, nomás presiona ‘the red button’ y la mona respira agitadamente y estimula el pene con su vagina plástica (Y ellas no tuvieron que ejercitarse con los Kegel). Por supuesto que hay hombres que desearían que nosotras, las muñecas de carne y hueso tuviéramos uno y que no bastara más que apretarlo. Bueno, tenemos el clítoris pero hay que trabajarlo. Pero para los holgazanes  -que además cuenten con una cuantiosa suma en su tarjeta ya que su precio es, aprox, de unos 5000 euros, osease necesitarán casi 100,000 pesos por un orgasmo fake (conozco algunas que se los fingen por menos, no busquen más) – están las Real Dolls mejoradas. Las fabrica una empresa alemana llamada First Androids. Y les reposteo el video del coleccionista del que ya platicamos aquí. Hay que ver para creer. Miren que la soledad es gacha y aquí las tienen.

Share Button