Sabemos que uno de los juegos sexuales más divertidos es el de la masturbación mutua. Ya sea que cada uno se autoerotice en presencia del otro o bien, intercambien manos para encargarse de los genitales de su pareja.
Esta es una variación muy interesante y placentera. Se trata de la masturbación mutua a UNA mano.
Lo mejor es que Ella lo haga para que tenga un mayor control sobre sus propios puntos de placer.

Consiste en que Ella -montada o en la posición que mejor le acomode- tome el pene de Él del tronco y tire suavemente de este al tiempo que roza su clítoris con el glande del miembro. El que lo haga Ella permite que toque exactamente las partes que más le gustan en su clítoris y controle más la llegada del orgasmo. Él por su lado, recibirá una doble estimulación: la mano de Ella subiedo y bajando por el tronco del pene y el roce contínuo en el glande. Ella puede llegar al orgasmo y acto seguido (cuando las contracciones regaladas por el orgasmo aún están palpitantes) mover hacia abajo el pene para ser penetrada. La sensación es bárbara.

Pruébenlo, el que las dos zonas más sensibles de cada uno se pongan en contacto de manera simultánea, les dará mucho pero mucho placer mutuo. Lo mejor es que sólo se necesita UNA mano y el resto las pueden utilizar para otros apapachos.

Hombres: si su sueño era ver a su mujer masturbándose y no la habían convencido, ésta es su oportunidad y al mismo tiempo se sentirán masturbados. Así ¿o mejor? Y ustedes Señoras y ¿Señoritas?, si les daba pena ser observadas mientras se estimulaban, este juego se los permite sin sentirse tan expuestas.

¡Ah! No olviden que por la cercanía e intercambio de fluidos, hay posibilidad de embarazo y/o contagio de ETS. ¡Cuídense! y si estaban usando condón, siento comentarles que deberán cambiarlo por uno nuevo antes de pasar a la penetración ya que con el ‘meneo’ pudo romperse o rasgarse. ¡Aguas!

Recomendación para este fin de semana. Disfrútenlo…bueno ni siquiera tengo que deseárselos ¡lo disfrutarán!

Share Button