En Sydney, Australia, en 2009 un hombre entró a tres tiendas para adultos, se frotó con muñecas inflables modelo ‘Jungle Jane’ y luego tiró a sus conquistas de plástico en un callejón cercano.

“Es totalmente extraño. Es una verdadera preocupación que alguien así esté en las calles“, dijo el propietario de una de las tiendas para adultos en Cairns, en el norteño estado de Queensland.

“Ha sacado las muñecas por la puerta trasera, las ha inflado y ha usado las muñecas, dejándolas en el callejón”, dijo el propietario, quien se identificó como Vogue, al periódico Cairns Post.

La policía y los agentes consiguieron muestras de ADN, huellas digitales y fotografías de la escena del crimen. ¡Vaya, un violador de muñecas! Y encima, las dejó botadas y abandonadas.

Share Button