Gran mito, ni la vagina ni el ano se aguadan por ser penetrados continuamente durante el sexo.El ano está constituido por un músculo voluntario (esfínter externo del ano), recubierto de mucosa y cuenta con pliegues radiados que permiten que se dilate y permita la salida de los desechos fecales o bien, sea penetrado. Esos pliegues toman su forma natural al regresar al estado de reposo. Una penetración no lo hace más o menos amplio. Por otro lado, la vagina tampoco se ‘aguda’, eso es un mito. Puede atrofiarse por un parto, la edad o en casos de sobrepeso grave pero no por tener relaciones sexuales. Al contrario de lo que se cree, los músculos de una virgen están más tensos porque les falta fortaleza, están ‘sin uso’ y un músculo que no se ha usado, se encuentra atrofiado. Para darle fortaleza a éstos basta con hacer ejercicios Kegel.

La única causa que puede, pue-de, distender a vagina por un tiempo es un parto natural pero con los meses y con ayuda de la lactancia, vuelve a su tamaño original casi por completo. Así que olviden ese mito de ‘Esta chava ya ni aprieta de lo usada que está’. Ok?

¿Alguna vez han tenido la sensación de que alguien no presiona suficientemente su pene en un coito? Eso no es porque esté muy ‘usada’ sino porque le falta fortaleza a su suelo pélvico. He dicho. Así que a darle tono a los músculos niñas.

Share Button