Hoy fui a la presentación de Cervarix, la nueva vacuna para proteger contra los virus 16 y 18 de VPH, los principales causantes de cáncer de cérvix, vagina, ano, vulva, boca y garganta. Les tengo muchos detalles al respecto y la diferencia que hay con la vacuna que desde hace un par de años está en el mercado, Gardasil, pero vendrán incluidos en el podcast del lunes (mismo que grabaremos mañana). El tema no será de nuevo VPH, pero aprovecharé para darles detalle de viva voz, ¿va?

Pero por ahora les puedo decir que salí de ahí con una serie de pensamientos. Cervarix, tendrá un costo de entre 1000 y 2000 pesos la dosis. Como ya en otros posts les comenté, se requieren de tres dosis para quedar completamente protegida. No obstante, estarán de acuerdo conmigo que no es culpa del laboratorio, es lo que cuesta producirla y ganarle; finalmente es un negocio. Pero para variar, sólo será accesible para la clase media, media alta y para arriba. Me queda claro que una mujer de clase media muchas veces se gasta esos 3000 pesos en babosadas y caprichazos (todas lo hemos hecho), y que si realmente deseáramos la vacuna sólo requeriría de un pequeño esfuerzo, que bien lo valdría. Pero ¡coño!, ¿cómo podrá recibir sus dosis una niña o adolescente cuyo padre gana eso al ¡mes!? Es un constante círculo vicioso: en la misma presentación mostraron cifras donde los países y comunidades más pobres son más propensos al contagio y al desarrollo de cáncer debido a VPH. Los países Latinoamericanos y Africanos son los más baleados por el virus y a la vez, son los que tienen mayor porcentaje de poblaciones de bajos recursos. ¿Tons? Me queda claro que no pueden ser los ‘Teresa de Calcuta’ de la farmacéutica y que el gobierno no puede venir a resolvernos todo pero es desesperante que la salud preventiva muchas veces sólo está al alcance de los que tenemos, o más o menos tenemos lana. Enfermarse sale caro, porque justamente en los países menos desarrollados, los sistemas de salud tampoco son idóneos y los particulares resultan inalcanzables. ¿Qué solución puede haber? ¿Subsidios?, ¿gratuidad?, ¿campañas de concientización?, ¿prevención? ¡La gente tiene que entender que si no tienen los medios para vacunarse tienen que ser TRIPLEMENTE preventivos con su vida sexual y no sólo con las relaciones donde hay penetración, tienen que aprender que de un faje pueden salir con VPH! Que si no tienen los medios para acudir al ginecólogo una vez al año y sus centros de salud no les proveen de esos servicios gratuitos, deben que ser muy concientes de no andarse restregando los genitales con cualquier hijo de vecino. Y no sólo la gente de bajos recursos, ¡todos! Porque tengo amigas que ganan más de 20 000 pesos al mes pero no son para invertirle 700 a su visita ginecológica, amigos que se pueden gastar 1,500 pesos en un videojuego pero no pueden ir al urólogo porque dicen que sale muy caro y porque les da miedo que les digan que son transmisores ¡y menos someterse a una penescopía! ¡qué horror! (cuando ya hasta perdieron la cuenta de cuántas veces se han acostado con chavas que ni conocían… bueno ¡y aunque las conozcas, no sabes!). Y lo peor, gueyes con títulos universitarios y maestrías y mil aplausos académicos que siguen yendo a revolcarse con mil chamacas y luego van con la novia o esposa a ponerla en riesgo. De verdad, ¡qué preocupante! Porque el punto no es que te hayan contagiado, es ser hombre y no querer investigar si eres un portador, para tomar precauciones y no andar regando el virus. Y como mujer, no atenderte una vez al año para poder tomar medidas si has sido contagiada, y esperar hasta que aquello ya degeneró en cáncer. ¿Pero los que ganan tan poco que o comen o van al doctor?

Share Button