Hay muchas dudas con respecto a ciertos olores corporales tanto femeninos como masculinos así que hoy lo dedicaremos a los asuntos de los olores. Aquí un post bastante antiguo con algunos datos. Al rato más.

No son ganas de ser cochinona Señores. Por ahí hay algunos hombres que me tienen apesadumbradas a las chamacas porque cuando comienza la acción y se arma el ‘fuera ropa’, en ocasiones, sienten que las partes privadas (vulva y vagina) de dichas damiselas huelen algo fuerte. Entonces, no conformes con poner cara de asco, les dicen que quizás tengan infecciones o que no se bañan, etc.

Muchas mujeres tienen un humor fuerte, un olor personal fuerte y aunque se hayan bañado por la mañana y sean limpias -es decir que sean cuidadosas al ir al baño- a lo largo del día (al igual que ustedes hombres), su entrepierna suda y el olor prolifera. Debemos tomar en cuenta además que la mayoría de las mujeres hoy en día ya casi no usamos faldas o vestidos y los jeans y pantalones tienden a ser mucho más estrechos que los de los hombres. Eso obviamente, provoca mayor sudoración y que la zona esté más encerrada. También, dependiendo del día del ciclo menstrual, el aroma de los fluidos vaginales puede o no intensificarse. No le pasa a todas pero algunas sí sienten que de repente cuando se bajan el chon, llega un olorcito fuertezón. Es normal y se arregla muy fácil: utilizar pantyprotectores (ya casi todos tienen control de olor) o bien, traer en la bolsa unas toallitas especiales para limpieza íntima. Eso sí ¡ojo! ESPECIALES. Por ejemplo, las toallitas de bebé pueden usarse pero NUNCA las que son antibacteriales para las manos o las desmaquillantes, porque contienen agentes que pueden afectar la flora vaginal.

Sico tiene unas especiales que les pueden verdaderamente maravillar y sacar del apuro. Las toallas Sex & Clean, no sólo no matan la flora vaginal, sino que ofrecen limpieza efectiva, segura y sin alteraciones, con sustancias especícas que les permitirán comodidad.Tienen aloe, vitamina E, son hipoalergénicas y no dejan rastros que manchen la ropa.

Nunca olvidaré a una amiga, Silvia, que un día en un motel por querer parecerle muy fragante a su chico, se pasó una de esas toallitas impregnadas de perfume (creo que era de Carolina Herrera) y no les platico el ardoooor, el Señor ardor, que traía. Por ende, game over, adiós agarrón.

Eso sí, si el olor es más bien como pescadezco, o sea el sí es demasiado desagradable y casi siempre se acompaña de flujo amarillento seguro debe haber infección y deben consultarlo con su ginecólogo.

Hay otros puntos,por ejemplo,las señales externas de la vaginosis bacteriana pueden incluir mal olor u olor a pescado en la vagina y una secreción vaginal clara, blanca como la leche o gris. La secreción puede ser leve o profusa. El olor puede empeorar alrededor del momento de la menstruación o después de tener relaciones sexuales sin protección. Cuando el semen (la esperma masculina) se mezcla con las secreciones vaginales, el olor se vuelve más fuerte. También se puede sentir picor y/o ardor en la vagina. Sin embargo, muchas mujeres tienen vaginosis bacteriana sin tener ningún síntoma externo.

Pero por lo general, si por un día ajetreado, fueron al gimnasio, hace mucho calor, acaban de menstruar y encima la pobrecilla chocha está apretujada en unos jeans talla 3 cuando ustedes son talla 7, pues es obvio que cuando el hombre plantado en onda latin lover les arranque la braga (me encanta ese españolismo), con toda pasión, salga un humorcillo extraño y ya ni digamos si acerca la cabeza para ofrecerles un cunnilingus. Ni se angustien ni se apenen. Es normal. Basta con ir al baño y pasarse un pañuelo con agua o las toallas de Sico. Comprendan Señores, no es que dichas chicas sean ecolocas.

Share Button