Muchos se preguntan cuál es la razón de que se erecten cuando hay excitación sexual. En realidad los pezones tienen una relación muy fuerte con el aparato genital. Cuando surge un cambio de temperatura como el frío, las células musculares que se encuentran alrededor del pezón, se complimen y por lo tanto se erectan y se hacen más chiquitos. Lo mismo sucede cuando hay estimulación erótica, desde visual hasta táctil. Es parte de la respuesta sexual y se relaciona con la segregación de endorfinas cuando no hay un toque directo. Ya cuando hay manoseo y demás, éstos se érectan aún más por el funcionamiento de las células musculares y su sensibilidad.

Un estudio realizado por Roy Levin del Departamento de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Sheffield, mediante el cual entrevistó a 301 hombres y mujeres sobre la estimulación de los pezones como parte de los juegos sexuales arroja los siguientes resultados:

El 81.5% afirmó que la estimulación a sus pezones incrementó su excitación sexual

El 78.2% afirmó que le ayudó a alcanzar el orgasmo

Sólo el 7.2% afirma que ser manipulado en los pezones disminuyó su excitación.

En el caso de los hombres el 39% argumentó que le es necesario estimular los pezones de su pareja para excitarse.

Así es. Una zona poderosa. Y muy gratificante. De hecho cuando una mujer lacta, las sensaciones que provocan el movimiento de succión de los pezones le provoca una conexión emotiva grande con su hijo y además este actúa como reflejo, permitiendo a los músculos pélvicos -tan madreados tras el parto- recobrar su dimensión original con mayor rapidez. Lactar es muy buena idea en muchos sentidos (cuando el organismo lo permite).

Así es amen sus pezones y cuídenlos. Y ustedes hombres, no se pasen de lanza, no son chicles.

Share Button