1.    Organízate. Todos nos atiborramos de cenas, brindis y posadas. Ya sean de trabajo o con los amigos. En la búsqueda de quedar bien con todos, se arma la hecatombe con tu pareja. Trata de avisarle con tiempo sobre tu apretada agenda. Asimismo, inclúyela lo más posible y ten en cuenta querrá que la acompañes a sus compromisos. No cambies los planes de último momento.

2.    Anota. Lleva una lista y subraya aquellos compromisos que no puedes dejar. Establece prioridades y equilibra. Si tienes cinco fiestas a las que irás solo, al menos acompaña a tu pareja a dos de las. Si no tiene alguna celebración, invítala(o) a cenar antes de irte y déjala(o) tranquila llamándola de vez en cuando. Así te evitarás que comience a llamarte cada cinco minutos y peleen.

3.    Mídete. Es la temporada perfecta para beber y comer de más. Evita ambos. En primera porque no conozco persona que ame ver llegar a casa o estar en una fiesta con alguien ebrio y porque justo en diciembre aumentan en 30 por ciento los accidentes y enfermedades por excesos en la bebida y la comida.

4.    Administra. Date gusto y dale gusto a los que quieres pero no te olvides que la poderosa mercadotecnia decembrina suele embaucarnos y gastamos más de lo que tenemos. Evítate discusiones financieras de año nuevo.

5.    Escoge con tiempo. Sí, todos amamos los regalos y sabemos que los hombres odian ir de compras; pero es inevitable. Haz sentir especial a tu pareja con algo que notoriamente elegiste con tiempo y cuidado. Cuando saliste a comprar algo nada más por cumplir y con prisas, lo notamos. Piensa en algo que realmente le hace falta (que no sea la plancha porque se quemó) y que la haría sentir mejor o le ayudaría en su trabajo/escuela. ¿Qué tal un fin de semana fuera?, en enero cuando todas las playas están desiertas.

6.    Sé un hijo y un yerno/nuera de ensueño. Es la época en que la familia se vuelve demandante. La de ambos. Comienzan las discusiones sobre con cuál pasar las fiestas. Platíquenlo con tiempo y pídele que sean parejos. Haz el esfuerzo por no discutir o pelear por los miembros de su ‘clan’ que te son non gratos. Si van a ir con su familia, pórtate como quieres que ella sea con la tuya y dale su tiempo e importancia a cada círculo familiar. Si no llegan a un acuerdo, tomen una decisión madura y sin resentimientos a futuro. Pasen cada uno la navidad con su familia y reúnanse más tarde. Pero sin pleitos.

7.    Ayuda con su estrés. Se crea una neurosis colectiva en las calles, los centros comerciales, los restaurantes, etc. Tienden a pelear porque ambos están alterados y hay mucho que hacer y qué comprar. Relájate y respira (recuerda, toma aire por diez segundos y sácalo en otras diez cuentas, verás cómo ayuda). Y cuando veas que está al borde de la histeria, toma su cintura y masajea su espalda en forma circular, acaricia su cabeza y dale un beso. Pregúntale ‘¿Crees que vale la pena ponerse así? Esta época es para estar bien’ y si están en casa pídele que se tome tiempo para sentarse contigo a tomar un café o una copa de vino.

8.    Dale una mano en Nochebuena. Si ella tiene que cocinar, envolver los regalos, poner la mesa, ir a comprar el vino y el pan, arreglarse y además te ve sentado viendo televisión, no esperes encontrarla de buen humor. Ayúdale en la cocina, pon la mesa o ve a hacer las compras. Si ella siente que participas y la apoyas, no habrá motivos para gritos y caras largas.

9.    Sorpréndela. Numerosos estudios revelan que, sobre todo las mujeres, tendemos a deprimirnos en diciembre. En general hay un sentimiento por revaluar lo que se hizo en el año. Hazle un regalo diferente. Enlista en una hoja todos los logros que crees que ella realizó este año y regálasela.

10.    Cumple. Haz memoria sobre algo que dijeron que harían juntos y no pudieron. Algo simple, como ver cierta película o ir a algún lugar. Dile que como eres ‘de palabra’, no quieres que termine el año sin hacer eso.

Share Button