Uno de los claros pretextos de los hombres para no usar un condón es ‘Siento menos’. Lo cierto es que es una de esas ideas alimentadas por millones de voces que lo han repetido tantas veces que terminan por generar una verdad en la cabeza de otros. Incluso, en quienes no lo han percibido. Así funciona la mente humana: si algo lo dices una y otra vez y lo escuchas terminas por admitirlo como cierto. Pero, muchos estudios de hecho confirman que no hay tal falta de sensibilidad, al menos que no es inminente. De acuerdo a un estudio realizado por University Health Center: A Unit of the Division of Student Affairs, University of Georgia, el cambio en términos de sensibilidad entre usar un condón o aventársela de a ‘juégate la vida’ es del 2%. Es decir, sólo disminuye un 2% un porcentaje tan bajo que el cuerpo apenas percibe, el cerebro y todo el mecanismo. Realmente es un asunto APRENDIDO, APRENDIDO. Por el contrario, afirman que puede incrementar la sensibilidad -y esto lo tienen confirmado con pruebas a hombres reales- ya que el anillo que queda en la base del tronco del pene, permite que más sangre se concentre y por más tiempo en el órgano. Esto le da mayores posibilidades de sentir y de mantener una erección firme. Así que déjense de alimentar por esas casi supersticiones que tantas vidas han cobrado de manera literal. El dichoso ‘No se siente igual’ ha llevado a muchos al panteón, a ser padres sin desearlo y a pescar todo tipo de miasmas. Ya ven, otro mito más que podemos tirar a la basura.

Ahora, además de los beneficios antes citados, pueden elegir un condón que precisamente esté diseñado para permitir aún mayor sensibilidad, como el  Ultra Sense de Sico, con un grosor de 0.50 mm, estos meros. ¿Creen que su cerebro puede percibir dichos 0.50 mm? No, como su nombre indica, son ULTRA.

Y si a eso le suman ponerle un par de gotas de SoftLube, nombre la sensación de frescura y de ‘resbalón’, y de mayor libertad de penetración, nombre que se va a poner la cosa del millón de orgasmos. Así que prueben y no se sugestionen con las tan terribles herencias ideológicas. ¿No se siente igual? Ah cómo no, y más. Compruébenlo.

Share Button