Muchas se preguntarán el porqué de la nada les baja una temporada los días 15 del mes y de pronto, se avientan ciclos donde les baja los días 23, por ejemplo.  Dichas situaciones suelen sacar ¡cada susto! En realidad el ciclo menstrual está regulado por la interacción de las hormonas pituitarias (hormona luteinizante y hormona foliculostimulante) y las hormonas sexuales ováricas (estradiol y progesterona). En ocasiones, y sin que el cuerpo ‘avise’ -ya sea por temperatura climática, actividad física, estado de ánimo, alimentación o estrés- dichas hormonas bajan o aumentan su nivel y por lo tanto se da un cambio en el ciclo. Por otro lado, puede suceder -sobre todo en mujeres jóvenes, recién paridas o próximas a la menopausia- periodos de anovulación, donde no se logra producir y madurar un óvulo y no se da la menstruación. De esa manera, se ‘salta’ un ciclo y el siguiente con seguridad no comenzará cuando se esperaba. Además, se calcula que sólo entre el 10 y el 15% de las mujeres a nivel mundial, tienen ciclos exactos de 28 días. Hay periodos desde 20 hasta 40 días y con regularidad pueden haber retrasos o llegadas anticipadas sin que haya ningún padecimiento que atender o embarazo. Así de impredecibles somos.

Por otro lado, el uso de anticonceptivos de emergencia también suelen alterar el ciclo. Puede suceder que por ejemplo, ustedes esperaban su regla el día 23 del mes (no del ciclo) o sea, digamos, el 23 de enero; pero el día 8 de enero se aventaron un quien-vive, se rompió el condón y tomaron un post day, entonces el día 11, les baja. Se lo atribuyen a las pastillas, y están en lo cierto, la carga de hormona del fármaco se los provocó. Pero como en su calendario tienen marcado que el 23 de enero debía bajarles y no sucede, comienza la tronadera de dedos porque piensan que el post day no les sirvió y están embarazadas. Pues no mijas, lo más seguro es que el ciclo cambie y entonces, su siguiente regla vendá entre el 7 y el 10 de febrero. ¿Comprendido?

Share Button