Muchos se preguntan por qué siempre terminan enamorándose de personas que se parecen muchos enre si y no sólo físicamente. Existe una teoría interesante que podría explicarlo, ‘La Teoría de la Correspondencia’. Explica que antes de que una persona se fije en otra ya ha construido un mapa mental, un molde completo de circuitos cerebrales que determinan lo que le hará enamorarse de una persona y no de otra. El sexólogo John Money considera que los niños desarrollan esos mapas entre los 5 y 8 años de edad como resultado de asociaciones con miembros de su familia, amigos, experiencias y hechos fortuitos. Es decir, mucho antes de experimentar la atracción sexual ya tenemos a nivel cerebral a la pareja ideal creada. En gran parte basada en la teoría freudiana que alude a la búsqueda de la imagen materna o paterna. Voltea a ver a tu madre o a tu papá, quizás ahí hay respuestas.

Share Button