Ok, dejémoslo en PCN. El mercado chino se ha estrenado recientemente con este, el primer condón líquido tras la aprobación profiláctica y oficial del Ministerio de Salud y la Administración Farmacéutica de la potencia oriental.

¿A que suena por lo menos curioso, por no decir extraño? Por extraña o curiosa que parezca dicha novedad, el producto −denominado “Preservativo Criptomórfico Nanométrico de Plata (PCN)”− está envasado y cuenta con un largo aplicador. El preservativo líquido sale del envase como espuma y se aplica en la vagina. Se supone que una vez aplicado, forma una especie de membrana física que protege a la mujer de cualquier infección o contagio. Además, crea una barrera que evita el embarazo y que proporciona un efecto lubricante.

En la prescripción se informa de que las propiedades antibacterianas del producto surgen de las nano-partículas de plata incorporadas a la espuma. Asimismo, asegura que el preservativo puede permanecer en la vagina durante un período de tiempo largo sin alterar su equilibrio natural. Adicionalmente afirma que su uso diario puede ayudar a mantener la higiene genital y previene infecciones.

Vaya producto novedoso pero, sin duda, provoca algunas preguntas: ¿Cómo sabe la persona que ha cubierto por completo el área de la vagina? ¿Qué garantías existen para su aplicación? ¿Una vez aplicada la espuma, durante cuánto tiempo resulta efectiva?

Según los datos publicados, detrás de la fabricación de este “preservativo” se encuentra una compañía chino-canadiense −Blue Cross Biomedical− con sede en Beijing. Por lo que sabemos, de momento no se ha exportado a ningún otro país.

Ya veremos pero suena bien, ¿no creen? ¿Se lo pondrían o pedirían a su chicuela que se lo aplicara? ¿Le tendrían confianza?

Share Button