Una prueba de filiación ADN tiene un porcentaje de efectividad del 99.9 (y más nueves). Es el método más confiable y contundente para probar la relación familiar entre dos personas. Se toma una muestra, generalmente de sangre -también puede ser de mucosas bucales, semen, tejidos o cabellos desde su raíz- y se coloca en una tarjeta FTA que está impregnada con una fórmula química patentada que lisa las membranas celulares y desnaturaliza las proteínas. De esta manera se inmovilizan y estabilizan los ácidos nucléicos y se obtienen regiones codificantes. Es decir, se buscan coincidencias biológicas en los perfiles de ADN; un mapa de los loci (lugar o región física del ADN que contiene cada variante). Cada célula nucleada de una persona contiene 46 cromosomas, 23 de su madre y la otra mitad de su padre. Cuando una prueba es positiva, la mitad del perfil del ADN de un niño coincide con la de su padre. Si tres o más de los loci del niño no concuerdan, la paternidad se descarta.

Es la prueba más fiel, si hay dudas, solicítenla. ¿Saben de casos?

Share Button