Algunos estudiosos e investigadores en sexualidad, han hablado desde 1996 sobre el punto A. Al cual, no se le ha hecho gran difusión. Le llamaron así a la zona más profunda de la vagina. Como saben, un pene al penetrar, no avanza más allá del cérvix de una mujer. El punto A es el tope al que llega el pene, la parte más alta de la vagina.

Y algunos experimentos de cama, afirman que es más sensible que la zona antes llamada punto G,  y resulta en orgasmos muy intensos y profundos.

El punto A no es más que eso, la zona de la vagina que se toca cuando tomamos posturas muy profundas como las de mujer boca abajo o al elevar las piernas sobre los hombros de la pareja.   Se encuentra a un promedio de cinco a siete centímetros de la entrada de la vagina o los labios menores.

No aclaran por qué le llaman punto A. El G debe su nombre a su descubridor (más bien el que comenzó a hablar de él), el Dr. Gräfenberg . Y así como el G, que actualmente se reconoce más bien como una zona, no como un punto, se busca manualmente en dirección al ombligo detrás del hueso púbico, a no más de dos falanges de distancia; el A se busca -supuestamente- moviendo levemente los dedos hacia atrás, hacia las nalgas;  en la parte más distal de la vagina.

En este caso podríamos presumir, de nuevo que se trata de una zona, digamos Zona A; una porción de la vagina que pudiera generar mayor sensación en algunas mujeres. Pero si el cuerpo en sí es un mapa único de reflejos y áreas más sensibles que otras dependiendo de cada persona, podríamos decir que cada mujer ostenta sus zonas.

La Zona G, por otro lado, se relaciona más con el clítoris, de hecho digamos que topan pared con pared; el clítoris se extiende hasta 8 centímetros al interior de la vagina y la zona G, comparte estructura.

La efectividad de la estimulación del punto A, dependería -como todo- de los gustos de cada mujer. No es que en cuanto el pene toque el fondo de la vagina se produzca en automático una eyaculación o un multiorgasmo. Yo creo definitivamente que están sobre valorando algo que ya está incluido en las relaciones sexuales comunes sólo porque alguien lo bautizó ‘recientemente’. Sin que le llamaran punto A, ya muchas habían experimentado lo que es ‘sentir el pene estimular la pared posterior de la vagina. A algunas les resulta, a otras no. Y hoy por hoy, no está considerado por completo.

Share Button