Definitivamente pocos actos son tan devastadores para cualquier persona, de cualquier edad y orientación como el abuso sexual. Por desgracia en la mayoría de los países no sólo está legislado -y ejecutadas dichas legislaciones- con las pezuñas también el trato posterior (si es que te atreves a denunciar) contribuye a la devastación. O bien, las penas son de risa: en 2008, Paola Aceves, la Coordinadora de los módulos del Programa “Viajemos Seguras en el Metro”, dio a conocer que el delito de abuso sexual cometido dentro de este transporte público puede costar 12 mil pesos de multa. ¡Doce mil pinches pesos por una vida hecha trizas! No me jodan.

Se han hecho innumerables programas de prevención con no grandes resultados y las tasas siguen en aumento. Sin embargo, en 2005 se creó en Sudáfrica (el país con mayor número de violaciones) un dispositivo que toda mujer debería traer en la bolsa. El llamado Rape aXe es un condón, hecho igualmente de látex pero este se inserta en la vagina y en su interior tiene una especie de dentadura de púas. Al momento que el grandísimo ojete se atreve a introducir el pene, éste queda mordido y atrapado en dichos dientes. Todo el cuerpo del miembro queda severamente lacerado y en tanto, y de acuerdo a su inventora, la Dra. Sonnet Ehlers, la víctima tendrá oportundiad de escapar. Así sucede

Esto, supongamos siempre y cuando ella logre zafarse y correr. Por ejemplo, si el tipo está encima de ella, lo cual es la posición más común adopatada por violadores, pues está complicado, más no imposible. Igualmente puede promover a que él al sentir el madrazo de dolor y traiga algún arma blanca, la utilice o bien, con todo y dolor el choque de adrenalina lo lleve a golperla. Y obvio, hay visicitudes si se trata de gang shag o violación en grupo, ya que en tanto el ‘penetrador’ queda inmovilizado por el dolor, hay otros tantos que pueden terminar propinarle la golpiza de su vida.

Pero, definitivamente es un dispositivo que genera ‘alternativa’. Si su uso se hace generalizado esto podría hacerle pensar dos veces a un violador llevar a cabo su ataque. Por otro lado -y muy importante- las lesiones que se le infringen al pene obliga al tipejo a acudir al hospital (imposible quedarse con el pene semi mutilado) y esto, permite que los servicios de salud den aviso y haya detención. Y como todo condón, evita contagios de VIH y otras ETS así como embarazos. La Dra. Ehlers se vio inspirada a diseñar el Antirape aXe por una víctima a quien atendió quien afirmó “Si tan sólo tuviera dientes allá abajo…”. Y ahora es posible.

Esperemos que su uso se disemine y claro, se haga un uso correcto de este ya que también puede ser un arma para mujeres trastornadas, tanto en términos patológicos o movidas por la venganza a sus parejas.

Queda la incógnita más obvia, ¿cómo saber qué día vas a ser atacada? ¿deberías traer inserto el condón 24/7, si vives en zonas vulneradas? Bueno se han dado casos terribles en los lugares menos sospechados. Pero como iniciativa tiene sus pros.

¿Qué opinan ustedes? ¿Merecido? ¿Demasiado peligroso para promover su uso mundial? Venga.

Share Button