Recibo comúnmente desesperados mails de lectores adolescentes que piden ayuda pues desean dejar de masturbarse. La mayoría de ellos dice practicar el onanismo al menos tres veces al día.

Bueno, para empezar, la masturbación digamos, casi compulsiva, o muy repetida durante la pubertad o hasta pre pubertad es muy común, es el descubrimiento nuevo. Ahí andan con los cuates contando si ya lo hicieron o no. Esa primera vez en que manipularon sus genitales se les abre como un panorama exclusivo de autoconocimiento, así funciona la mente humana: nuevo=a hay que explotarlo, explorarlo, ver todas las posibiliades. ¿Por qué la angustia? Yo he dado aquí miles de recomendaciones con el fin de tener masturbaciones sanas, inteligentes, con fines reales de autoerotismo, incluso con el fin de educar su impulso eyaculatorio con la práctica. Sí, he comentado que hacerlo en demasía y con la rapidez que implica el deseo exclusivo de eyacular, puede mermar su capacidad -a mediano y largo plazo-para ser duraderos en la cama y sí puede ser un coadyuvante para la Eyaculación Precoz (en este blog hay toda una categoría dedicada a). No obstante, no se asusten, la gran mayoría de los hombres cuando comienzan a masturbarse lo hacen con mucha frecuencia (en efecto tres o más veces al día) pero conforme van creciendo, también esa ansiedad va disminuyendo y comienzan a descubrir el verdadero autoerotismo. Digo, qué mejor que desde el inicio sea así, pero tampoco se angustien si a su corta edad aún están en el proceso.

Disfruten su cuerpo sin culpas, exploren, vean y sientan sus reacciones, no lo malviajen, no lo empoderen de culpa o de sensaciones negativas, no transfieran su estrés y ansiedades a ese contacto con ustedes mismos. Es ‘el juguete nuevo’, dense espacio para saber de qué se trata. Aquellos adultos que hoy por hoy tienen broncas por exceso o compulsión por masturbarse, casi siempre generaron culpa cuando en la adolescencia comenzaron con la práctica, fueron regañados o hasta lastimados por hacerlo y claro, ahora lo toman como un autocastigo compulsivo, no lo hacen por darse un momento de placer a solas ni por conocerse. Es así que cambiemos los viejos patrones dañinos, NO TENGAN CULPA, es parte de su desarrollo psicosexual, disfrútense y no anden enumerando las ocasiones que lo hacen. Dense ese permiso.

A ver platíquenme señores ya un poco menos adolescentes, ¿verdad que cuando comenzaron era común que lo hicieran con mucha frecuencia pero con el tiempo fueron quitándose esa ansiedad/curiosidad y lo retomaron como la práctica sana que es? Orienten de hombre a hombre (o de mujer a hombre, porque las chavas también tenemos opinión al respecto; también nos masturbamos) a nuestros queridos sexonautas chamacuelos.

Share Button