Estudios de la Escuela de Medicina del Instituto de Investigación en Bio-Comunicaciones en Wichita, Estados Unidos y de la  Universidad de Keio en Japón publicados en The Journal of Translational Medicine,  han descubierto que a partir del flujo menstrual se pueden desarrollar células similares a las células madre para fines médicos. A través del cultivo de sólo cinco mililitros de sangre menstrual consiguieron células cardiacas. Los resultados de la investigación indican que estas células podrían producirse a gran escala y proporcionar una alternativa a los actuales métodos de uso de la médula ósea y del cordón umbilical, que poseen un alto grado de rechazo. Según Shunichiro Miyoshi, cardiólogo y uno de los autores de la investigación, los experimentos realizados con ratas revelaron que aquellas que habían sufrido ataques cardíacos mejoraban tras recibir células procedentes del ciclo menstrual. Señala que “Es posible desarrollar un sistema en el futuro próximo que permita a las mujeres utilizar su propia sangre para diversos tratamientos, eliminando uno de los mayores riesgo: que el sistema inmunitario las rechace”. Estas células pueden ser almacenadas en un tubo y ser cultivadas cuando sea necesario. “Pueden guardarse durante 200 ó 300 años”, añade.

Miren… Y una tirando tampones…

Share Button