El viernes fui invitada a un programa de radio dedicado al mundo swinger. Fue una gran experiencia, de hecho ya los invitaré a un podcast para que los conozcan. Sin embargo, hubo un punto que me dejó pensando bastante. Muchas de las parejas ahí presentes no tenían conciente el hecho de que el sexo oral sin protección es sexo de riesgo. De hecho, comentaron de algunas parejas que han conocido en el ambiente y que no gustan de entrarle digamos con todo y su modo ‘light’ consiste en sólo tener intercambio oral con otras parejas. Es decir, ellos se reconocen como resposables y cuidan de su integridad y la de los grupos a través del uso del condón para relaciones coitales y anales pero no orales. Cosa preocupante, porque por muchos cuidados que hayan en los contactos de las ‘puertas de abajo’ si no la hay en la boca, la cosa resulta lo mismo: ¡riesgo! Y gacho eh.

Como es sabido, en muchos de estos intercambios hay contacto entre mujeres, de hecho es uno de los motivantes primordiales entre la parejas para unirse a esta subcultura o estilo de vida: el SW. Él o ella tiene la fantasía de integrar a una tercera o de manera individual la mujer quiere explorar sensaciones y erotismo con una congénere. Y, tanto en estos casos como en relaciones puramente lésbicas; es decir entre mujeres con orientación sexual gay rara pero raaaaaaaaaaaara vez hay protección de por medio.

La única protección para la vulva tanto al dar y recibir sexo oral o cunnilingus y realizar frotamiento de vulva contra vulva (una de las prácticas más frecuentes y disfrutables entre mujeres), es el uso de películas de látex, de las cuales ya hemos hablado antes, como éstas

Algunas tienen sabor, son muy baratas y las encuentran en sex shops. De hecho me parece que ya es hora de que una marca fuerte y reconocida, como por ejemplo Sico, comenzaran a comercializarlas para crear conciencia de la importancia de su uso. El VPH; VIH, etc. se pueden transmitir por sexo oral, es decir por besar y lamer la vulva de una mujer y no se diga en prácticas en donde hay contacto de genital con genital como es el roce de vulvas vulgarsísimamente llamado ‘raspado de pelucas’, jajaja o tijeras como dijera el kama sutra. Y sí, es preocupante que mientras los hombres gay pueden y DEBEN acudir al condón, las mujeres no realizan el uso generalizado de las películas protectoras. Algunos expertos recomiendan utilizar plástico auto adherible para comida, no apto para microondas pero dudo que todos tengan la calidad para que su porosidad impida el paso de virus. Claramente hay intercambio de fluidos y el roce -digo si ya se ha comprobado que con simples juegos de manos y fluido para acá y para allá al menos el VPH sí puede contagiarse- ahora imaginemos si hay labios, clítoris y demás estructuras genitales en contacto directo. No pos no.

El condón femenino por su lado, en el caso de relación lésbica, no hace la tareade protección porque recuerden y aquí lo pueden ver que están diseñados para introducirse a la vagina e impedir que se ponga en contacto con el pene y el esperma. Digamos que no sirve para el asunto de ‘afuerita’.

Realmente es hora de que estas películas plásticas en cualquier relación ya sea hombre-mujer o mujer-mujer, comiencen a ser utilizadas. Se colocan sobre la vulva y la sensación es prácticamente la misma y sin ningún riesgo, también pueden colocarle una buena cantidad de lubricante con base de agua, un Softlube con el fin de hacerlo más placentero pero ¡ojo! no usarlas es de verdad un tiro al aire. Cuídense por favor.

Share Button