¿Qué tan honestos estamos siendo con nuestras necesidades sexuales?

¿Qué del mito de la monogamia y del compromiso eterno?
¿Qué tanto un hijo promueve la unión en una pareja? ¿O se ha convertido en un accesorio más de la  mujer ‘completa’; de su lucha histérica por demostrarle a la sociedad que ha ‘triunfado’’?
¿Cuánto amor (hacia nosotras mismas) debemos fomentarnos antes de confundir una cogida casual con el “amor, ese que dices es el amor, amor”?
¿El macho ha muerto? O aún hay hombres que cimentan su virilidad en la capacidad de coleccionar tipas que no ven más que como agujeros donde eyacular; en tanto “cumplen en  casa con lo justo y necesario”.
¿Cuánto debe una mujer satisfacer las fantasías sexuales de un marido harto de una relación monótona?
¿Qué valor tienen las mujeres solteras, las que no han cumplido el cuento vendido de la Cenicienta y que viven dando tumbos en su búsqueda? A quienes quizás un hombre les haya dicho o hecho sentir “en mi historial sexual te pongo hasta por debajo de una chaqueta”.

Eso es Sexos -que aunque ante las premisas anteriores no lo pareciera- es una enorme comedia. Expresión de un texto inteligente e hilarante que nos reconoce y nos encuera (metafóricamente, claro. No hay desnudos más que del alma) a hombres y mujeres, de frente. Porque es así, como bien dice ‘Cristina’ (Luciana Silveyra), “entre los hombres y las mujeres hay diferencias, aunque no nos acabe de gustar ni a los hombres ni a las mujeres”. Y estamos redescubriéndonos como sexos, como géneros. Y quizás preguntándonos si es cierto -como también enuncia ‘Alberto’ (Eugenio Bartilotti/Sergio Ochoa)-  que “…hemos heredado un concepto de pareja, de familia que ya está caduco, que ya está dado al catre”.

Esta trama frenética, que cuando apenas puedes respirar tras la carcajada ya se te  insta a soltar la siguiente, frase tras frase, los invita a transportarse desde la perspectiva que les toque o se permitan. Porque hay quien se desternilla ante las palabras altisonantes (de las cuales ninguna está de gratis ni nace del albur barato), pero también hay quien se va más al fondo y encuentra la enorme funcionalidad y contenido de cada escena; de su promoción a explorarnos y  de este modo de burlarnos de nosotros mismos.

Sexos es una obra de actores, en la que no verán explotar pirotecnia ni desplegarse imágenes multimedia; la explosión vendrá de la risa incontenible y la autoimagen que los lleve a viajar a sus cabezas preguntándose qué tanto pueden vivirse en las experiencias de cada personaje. Porque la risa fácil no se busca, surge irremediablemente pero deja un sabor que exige la reflexión y que seguro llenará sus mesas y sus salas saliendo de la función. Porque mucho de lo que no nos sentamos a hablar se dice con tal cotidianidad, ligereza y fuerza escénica, que es inevitable carcajearse, relajarse y saberse humano, de nuevo.

Definitivamente un texto y dirección brillantes de Pep Antón Gómez, quien también la dirigió en Barcelona y en Madrid con más de dos años de éxito en cartelera, y que hoy tienen la oportunidad de descubrir en un teatro en la Ciudad de México.

Dos parejas y una mujer. Un reparto insospechado que surgió de una audición que Ocesa, la productora teatral más grande del país, y Morris Gilbert  lanzaran y a la que acudieron más de 200 actores.  Empresa que le apostó casi sin conocer a siete personas que veníamos de historias artísticas tan distintas. Desde los shakespeareanos, los hacedores de cine, los telenoveleros, desde la Compañía Nacional de Teatro hasta el teatro independiente que pocos conocen. Caras que muchos han visto y que muchos no recuerdan pero que se ganaron su lugar con la única clave: el talento. Sin ‘mano negra’ ni ‘dedazo’.

Denle cita a su capacidad para reír e interiorizar.
Teatro Jorge Negrete en Ignacio Altamirano 126 Col. San Rafael, entre Antonio Caso y Sullivan
Jueves 20hrs
Viernes 19 y 21:30hrs
Sábado 18 y 20 hrs
Domingo 17 y 19:30hrs
Con Arturo Barba*, Elsy Reyes, Eugenio Bartilotti*, Juan Carlos Martín del Campo*, Luciana Silveyra, Naomy Romo y Sergio Ochoa*
*Alternan funciones

Venta en taquilla o por Ticketmaster
Más info en MejorTeatro.com.mx

“No es una comedia típica de crisis de pareja, por el contrario es una propuesta directa, de lenguaje fuerte, descarnada en donde se plasma una histeria colectiva, muy al estilo de las películas de Pedro Almodóvar, donde cada uno de los personajes no tiene compasión del otro, pero siempre apelan a la amistad y a la búsqueda del verdadero yo”.  Alejandro Cárdenas Ochoa/BARRIO

“El humor que se maneja en sexos es ese ácido que puede causar ámpula en personas susceptibles, el texto es tan duro e inteligente que lo que pasa en escena como bien dijo Morris Gilbert “es algo de lo que nos reímos ahora pero saliendo nos hará pensar en por qué me reí tanto será que me está pasando algo similar ahora mismo”. Adriana Becerra (La Comidilla)

“Hablar de sexo es mucho más que hablar de relaciones sexuales. Bajo esa premisa de convivencia entre hombre y mujer es el argumento de Sexos… retrata de forma ácida e inteligente las diferencias naturales y sociales de género, existentes desde hace siglos y en los que se coloca a sus protagonistas en extremos opuestos. retrata de forma ácida e inteligente las diferencias naturales y sociales de género, existentes desde hace siglos y en los que se coloca a sus protagonistas en extremos opuestos”. J. Fabián Arellano M.  (El Universal)

“Sexos es una comedia directa, fuerte, descarnada, que devela en medio de las más estruendosas carcajadas la realidad de las relaciones de pareja hoy día, cuando parece que nadie está dispuesto a comprometerse a fondo”. El Sol de México

“Los cinco personajes en escena tienen que expulsar diálogos kilométricos y atrevidos que no dan descanso al público, sobre temas tan universales y a la vez tan delicados como la infertilidad, la depresión, el tamaño del pene y la monotonía sexual”. Rodolfo G.Zubieta (Periódico Reforma)

Share Button